El recuento de un año de pandemia en Guatemala y Quetzaltenango

Mar 13, 2021 | Nacionales, no disponible, Not Available, Portada, Salud | 0 Comentarios

Por Luis Hernández y Carlos González |

La pandemia del COVID-19 inició en diciembre de 2019, en Wuhan, China, lo que ocasionó cambios en la forma de vida de todo el mundo. En Guatemala tardó menos de cuatro meses para que el virus llegara. El 13 de marzo de 2020 quedará grabado en la mente de los guatemaltecos, porque el presidente, Alejandro Giammattei, anunciaba el primer caso positivo del nuevo coronavirus.

Hasta el momento, Guatemala reporta más de 181 mil casos de COVID-19 y la pandemia ha cobrado la vida de más de 6 mil 500 guatemaltecos.

Giammattei hizo el anuncio del primer caso, en una conferencia de prensa en el Modelo de Atención Integral de Niñez y Adolescencia (Maina), en la zona 2 de la ciudad de Guatemala. El mandatario recibió una llamada y dijo: «Perdonen, debo principiar por anunciar algo que no es esto. Es la llamada que jamás hubiera querido recibir. Es oficial la entrada del coronavirus en Guatemala. Tenemos el primer caso».

El mandatario, luego de su anuncio, pidió a la población mantener la calma y extremar las medidas para evitar contagios. El primer paciente contagiado registrado en Guatemala, fue un joven de 27 años, quien vino al país el 12 de marzo, proveniente de Madrid, España. El 13 de marzo, el gobernante dijo que el paciente había estado en el norte de Italia, con dos familiares.

Antes de conocer el primer caso, el 25 de febrero, Giammattei declaró alerta roja máxima en el país, debido a los contagios de COVID-19 en países cercanos. Entre las acciones destacan controles sanitarios para el ingreso de pasajeros por vía aérea, marítima o terrestre. Se decidió restringir el ingreso al país de personas provenientes de Europa, China, Corea del Sur, Corea del Norte e Irán.

Disposiciones para evitar contagios

El 14 de marzo, en cadena nacional, el presidente informó sobre las disposiciones que entrarían en vigencia a partir del 17 de marzo, para prevenir contagios de coronavirus y que se fundamentaban en el Estado de Calamidad Pública decretado por la emergencia sanitaria, el 7 de marzo de 2020 y que finalizó en octubre reciente.

Las principales medidas fueron, suspender actividades laborales, prohibir eventos de todo tipo, prohibir el desarrollo de actividades deportivas, culturales y sociales, suspender la circulación del transporte público, prohibir visitas a centros carcelarios, suspensión de actividades religiosas presenciales, la suspensión de clases presenciales y el cierre de centros comerciales.

La primera restricción a la libre locomoción (toque de queda), fue el 22 de marzo, de 16 horas a 4 del día siguiente. Según la planificación de ese momento, la medida finalizaría el 29 de marzo. Otras medidas implementadas fueron el uso obligatorio de la mascarilla, el distanciamiento físico y social, y el lavado constante de manos.

Desde inicios de marzo, el entonces ministro de Salud, Hugo Monroy, informó que el primer hospital especializado para la atención de pacientes con COVID-19 era el ubicado en Villa Nueva, que tenía capacidad para atender a 215 pacientes. Luego, a trabajos acelerados, se habilitó el Hospital Temporal del Parque de la Industria y el Hospital Temporal COVID-19 en Quetzaltenango. En la actualidad también funcionan centros asistenciales en Petén, Zacapa y Escuintla.

Recurso económico para atender la crisis

El Gobierno de Guatemala, para atender la emergencia sanitaria, destinó Q1 mil 196 millones para el fortalecimiento de las capacidades sanitarias. La disposición fue aprobada de urgencia nacional por el Congreso de la República, el 25 de marzo bajo la: «Ley de emergencia para proteger a los guatemaltecos de los efectos causados por la pandemia coronavirus COVID-19». El dinero sería enfocado para el Ministerio de Salud, contratación de personal médico y fondos sociales, entre ellos, apoyo a empresas y a trabajadores en cesantía.

El primer golpe en la cúpula del Ministerio de Salud fue el 19 de junio de 2020, cuando renunció el ministro, Hugo Monroy. Una semana antes, el presidente Giammattei le había pedido su dimisión por un mal manejo de la crisis sanitaria. El mandatario nombró como titular de la cartera de salud a María Amelia Flores, quien sigue en el cargo.

Las primeras vacunas que llegaron hace menos de dos semanas a Guatemala fueron donadas por Israel y la India, y esta semana llegó el primero lote de 81 mil 600 vacunas que adquirió el Gobierno de Guatemala mediante el mecanismo COVAX.

El COVID-19 en Quetzaltenango

La tranquilidad de los quetzaltecos, quienes se preparan para el Segundo Viernes de Cuaresma del 2020, se vio interrumpida por el anuncio de la alerta para prevenir contagios de COVID-19. Las calles empezaron a quedarse aisladas, el mismo panorama se observó en parques y mercados y otros puntos de concentración masiva de personas.

Alcalde de Xela confirma dos muertes por COVID-19

El 16 de mayo de 2020, por medio de una publicación en redes sociales de la Municipalidad de Quetzaltenango, el alcalde Juan Fernando López, confirmó dos muertes por COVID-19. Días antes, el Concejo había anunciado algunas disposiciones, entre ellas, el cierre de espacios públicos.

«Quetzaltenango es un momento difícil, como Concejo Municipal y Riesgos, informarles que hoy tenemos dos decesos por coronavirus en la ciudad de Quetzaltenango. Nos preparamos desde el inicio porque sabíamos que una pandemia no venía a pasear a Guatemala», dijo López. 

El alcalde, quien era acompañado por algunos funcionarios municipales, recomendó a la población no salir de casa.

«Los dos decesos que hoy tenemos son un recordatorio de que tenemos que cuidar la vida, por favor, pueblo de Quetzaltenango, municipios alrededor de la ciudad, por favor, quédense en casa y no salgan. De hambre no nos vamos a morir, pero sí del coronavirus», dijo el alcalde.

Intentamos conocer una opinión del alcalde de Quetzaltenango, Juan Fernando López, sobre cómo ha sido el primer año de pandemia, y pese a que se enviaron las preguntas al equipo de Comunicación Social de la comuna altense, nunca se tuvo una respuesta positiva.

Primera inhumación en Xela

El sábado 16 de mayo, en el Cementerio General, en la zona 1 de Quetzaltenango, fue inhumado un paciente que dio positivo con COVID-19. La información la confirmó el administrador del cementerio, Obdulio Morales, quien dijo que el inhumado es un hombre, de 73 años, originario de Malacatán, San Marcos, y que estaba internado en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), en la zona 5 de Xela.

Morales informó que se activó el protocolo por parte del alcalde de Xela, Servicios Ambientales y la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente. «Es la primera persona que ingresa al cementerio y fue inhumada por personal del cementerio y se solicitó el apoyo del director del IGSS para que el cuerpo fuera desinfectado», señaló Morales.

Desde el 6 de abril de 2020, el Concejo de Quetzaltenango destinó un área para inhumar a víctimas de COVID-19, en el Cementerio General, y el 12 de mayo el alcalde pidió un cierre total del municipio. «De lo contrario, de verdad, como estamos ahora, que la gente no obedece, vamos a morir muchos», dijo JF al anunciar la solicitud de cerrar el municipio.

¿Qué opinan funcionarios y exfuncionarios?

Julio César Quemé Macario era el gobernador de Quetzaltenango durante el inicio de la pandemia. El exfuncionario dice que la alerta amarilla inició a finales de febrero y desde ahí iniciaron las reuniones para definir medidas y acciones para prevenir contagios de COVID-19.

Quemé recuerda que el 6 de marzo se publicó el decreto 5-2020, el cual fundamentó el Estado de Calamidad Pública. Los principales efectos, según Quemé, fueron la alerta roja nacional, el toque de queda, la suspensión de clases, el cierre de negocios y la suspensión de ferias, plazas y actividades públicas.

El director del Área de Salud de Quetzaltenango, Juan Nájera, dice que se ha aprendido a vivir con el virus y que se deben seguir aplicando las medidas para prevenir contagios. Indica que en un año, la pandemia ha cobrado la vida de 500 personas en el departamento.

Victoria Visone, del Registro Mercantil en Quetzaltenango, dice que durante un año de pandemia se han inscrito cerca de 1 mil 500 empresas y han cerrado cerca de 250.

Con información de Shirlie Rodríguez, Henry Popá, Rubén Jocol y Moisés Cottom

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *