crecimiento problacional desigual

por | Jun 27, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

Según la definición utilizada por las Naciones Unidas, la población joven es aquella entre los 15 y 24 años, mientras que la organización mundial de la salud define la población adolescente como aquella entre 10 y 19 años. Sobre esta base, los jóvenes son aquellos entre 10 y 24 años. 

Aunque las cifras pueden variar, se estima que actualmente hay aproximadamente 1,200 millones de jóvenes de 15 a 24 años que representa el 16% de la población mundial y, 1,800 millones de niños entre 0 a 15 años que representa al 25% del total de población. Es decir, la población mundial entre 0 a 24 años lo constituyen el 41%. 

El continente africano es quien cuenta con mayor población de jóvenes en el mundo. La proporción de jóvenes de países como Somalia, Zambia y la República Democrática del Congo es increíble comparado con los países europeos. De hecho, el país más joven del mundo es Níger, donde casi el 50% de la población tiene menos de 15 años. Le siguen Mali, Chad, Angola, Uganda, Burundi y Burkina Faso, constituyéndose este continente como la fuente de juventud mundial. 

Por otro lado, la nación más vieja del mundo es Japón, donde el 28% de la población tiene más de 65 años y las proyecciones indican que para el 2050 más del 35% de su población será mayor de 65 años lo que pone en riesgo su crecimiento económico. Japón vive lo que denominan una “crisis de natalidad”, que lleva descendiendo durante nueve años consecutivos. La fecundidad de Japón se ha reducido a menos de 1,5 hijos por mujer y se debe principalmente al acceso moderno a los anticonceptivos y la priorización del trabajo sobre el matrimonio y la vida doméstica que se extiende a otros países del mundo especialmente en Europa.

La proporción de mayores de 65 años está creciendo también en todo el mundo cada vez más rápido. Según las mismas estimaciones de la ONU, se prevé que para el 2050 una de cada seis personas tendrá más de 65 años. A Japón le siguen Italia (23.0%), Portugal (22.4%), Finlandia (22.1%), Grecia (21.9%), Alemania (21.5%), Bulgaria (21.2%), Croacia (20.8%), Malta (20.8%) y Francia (20.3%). En 2021, China permitió a las parejas tener hasta tres hijos en un intento por resolver su grave crisis demográfica, pero la pirámide poblacional, al igual que en otros Estados, sigue invertida. En la región nuestra los países más afectados por la baja natalidad son Cuba, Puerto Rico, Brasil y Uruguay

La era de la alta fertilidad está terminando en muchos lugares del planeta, cada vez más personas están postergando la paternidad por diversas razones que van desde el desarrollo profesional hasta motivos personales y hace que estén naciendo menos bebés. 

Obviamente es prematuro proclamar el fin de la explosión demográfica, ya que el descenso de la tasa de fecundidad a nivel mundial no significa que el crecimiento de la población haya dejado de representar un problema grave en todos los países o que los programas de planificación familiar sean innecesarios. 

Lo cierto es que mientras haya población hay esperanza. Los estados deben mantener, desarrollar y procurar políticas publicas que favorezcan a una supervivencia humana con servicios públicos que logren el pleno desarrollo individual y colectivo y así lograr mejoras de las condiciones de vida a través de educación, empleo, salud, etc., además de aquellas en torno al ejercicio de derechos, como los de la sexualidad, la convivencia, etc.

Hasta la próxima semana.

Luis Felipe Polo
Luis Felipe Polo

Doctor en Teología, Magister en Administración de Empresas y egresado de la carrera de Derecho. Rector Magnífico de la Northern International University y Presidente del Instituto de Innovación y Desarrollo Humano. Autor de libros, ensayos y artículos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.