¿Qué papel tuvo el voto nulo en las elecciones de Ecuador?

Abr 14, 2021 | Internacionales, no disponible, Not Available | 0 Comentarios

La segunda vuelta de las elecciones en Ecuador arrojó un resultado sin precedentes: más de 1,7 millones de votos fueron declarados nulos. Esa cifra representa el 16,33% de los votos. Muchos apuntan a que se debe al efecto Yaku Pérez, del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik, tras un alegato a sus seguidores para que depositaran un voto que no apoyara a ninguno de los dos candidatos.

Para entender esta situación, primero debemos remontarnos al 7 de febrero de 2021. En esa fecha se llevó a cabo la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador dejando un resultado muy ajustado.

Una victoria por la mínima

El Consejo Nacional Electoral de Ecuador determinó, tras dos semanas de recuento, que el candidato conservador Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO) junto a una alianza con el Partido Social Cristiano (PSC), sería el escogido para pasar a la segunda vuelta de los comicios celebrados el 11 de abril.

La diferencia entre Lasso y Pérez era de tan solo 32.600 votos.

“Nos robaron las #Elecciones2021 pero no la esperanza”, escribió el aspirante presidencial por el movimiento político indigenista Pachakutik a través de su cuenta de Twitter el pasado 11 de marzo.

Llamado al voto nulo

Con ese mensaje Pérez quiso expresar su disconformidad con los resultados del CNE e hizo un llamado a la población: No se decantó por ninguno de los candidatos y pidió el voto nulo para evidenciar el apoyo de una parte importante de la población.

Y parece que ese llamado tuvo su efecto ya que en la segunda vuelta se contabilizaron 1.746.231 votos nulos, una cifra que aumentó considerablemente, teniendo en cuenta que en los anteriores comicios de 2017 hubo unos 670.000 votos nulos aproximadamente.

“Yo quería un presidente que se preocupara por la comunidad indígena”

Muchos de esos sufragios pertenecen a votantes decepcionados con el sistema electoral.

Erika Arango lleva más de 20 años vendiendo artesanías en la capital ecuatoriana. Ella acudió a las urnas convencida del cambio y con la esperanza de que hubiera un candidato que se preocupara por la comunidad indígena. En febrero, depositó su votó a favor de Yaku Pérez. Pero tras conocer que su candidato no pasaba a la segunda vuelta, ella tuvo clara su intención de voto: “Por el nulo”.

Como ella, casi dos millones de ecuatorianos optaron por esa vía. El voto en Ecuador es obligatorio. Si alguien no ejerce el sufragio sin ninguna razón justificada se enfrenta a una sanción del 10 por ciento del salario mínimo mensual.

“Yo estoy decepcionada de la política, y creo que Yaku (Pérez) debió haber presionado más. Y es por eso que yo también voto nulo”, dijo en unas declaraciones recogidas por la Voz de América.

Voto nulo: “una protesta social”

Ese movimiento, el del voto nulo, ha cogido cada vez más fuerza en el país, especialmente en un segmento de población que no se siente reflejada en sus representantes políticos ni en las instituciones públicas.

“Había que difundir el voto nulo, de absoluta nulidad, como una protesta social, como una indignación de todo el fraude que vivió este proceso electoral”, señaló por su parte Cecilia Velásquez, subcoordinadora nacional de Pachakutik.

El candidato Pérez, un declarado opositor a Lasso, insiste en que el resultado electoral tiene que obligar al nuevo presidente a escuchar al pueblo.

“Creo que es una elección que está dando al país y al nuevo presidente en que tiene que escucharnos”, dijo el abogado de 52 años a Radio Francia Internacional (RFI).

¿Decisión ideológica favoreció a Lasso?

Sin embargo, algunos consideran que el voto nulo no fue la mejor solución para afrontar este descontento con el sistema electoral ecuatoriano.

“¿Fue una decisión consecuente con los postulados que dice defender la socialdemocracia y con los postulados que dice defender Pachakutik fue una decisión adecuada en términos políticos irse por el voto nulo ideológico? Yo creo que no”, comentó Pabel Muñoz, coordinador del Grupo Parlamentario por la Erradicación de la Pobreza y Cumplimiento en la Asamblea del Ecuador.

En la primera vuelta, el partido de Pérez ganó en 13 de las 24 provincias y en toda la Amazonía del país. En la segunda, la sierra y la Amazonía fue arrebatada por el movimiento de Lasso.

Ante esto, Muñoz sostiene que “el voto nulo fue una posición que favoreció al candidato de la derecha”, es decir, a Guillermo Lasso.

“Si tenemos la madurez para decirnos de frente, y con respeto, las críticas, yo criticaría a la izquierda democrática y a Pachakutik de haber tomado una decisión aparentemente ideológica para hacerle el juego al partido de la derecha”, insistió.

Con todo, está convencido de que si Pérez en vez de haber hecho el llamado al voto nulo, se hubiera decantado por apoyar al otro candidato, a Andrés Arauz, “hubiese ganado la opción progresista”.

“Le hizo el juego a una derecha especulativa, basada en la economía de casino, que cree más en la libre movilidad de los capitales que en el respeto al derecho de las personas”, agregaba al respecto.

¿Qué esperar?

Muchos se preguntan qué es lo que va a pasar a partir de ahora, especialmente con esos casi dos millones de personas que, aparentemente, han expresado su decepción con el sistema.

“Es hora de unidad de todos los sectores populares, haremos de las calles y territorios nuestro campo de resistencia”, dijo Leonidas Iza Salazar, un líder indígena que también forma parte del partido Pachakutik. Al mismo tiempo, envió un mensaje a sus adversarios políticos: “Seguimos en pie de lucha, eso que quede claro”.

Con información de Antoni Belchi / Voz de América / Foto ilustrativa Twitter Guillermo Lasso, presidente electo de Ecuador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *