Navidad

por | Dic 20, 2021 | Opinión | 0 Comentarios

Este fin de semana vamos a celebrar la navidad que es una de las fiestas cristianas más importantes, junto con la Pascua y Pentecostés, porque se trata del nacimiento de Jesucristo, catalogado como el hecho más impactante de la historia humana. 

Estos días deben de servirnos para reflexionar del sentido de nuestra existencia. El ritmo de la sociedad hace que no tengamos muchos momentos para pensar en nuestra misión y si la estamos haciendo para bien. La Navidad y el nacimiento de Jesús deben de llevarnos a reflexionar en su vida, lo que hizo por nosotros y para nosotros. Jesús quiere que lo imitemos y vivamos haciendo el bien, tratando de ser justos, sinceros, no hipócritas y defendiendo a los más necesitados.

Durante muchos siglos, la Navidad ha sido una fiesta de carácter esencialmente religioso en la que se reunían familiares y amigos para celebrar conjuntamente el nacimiento de Cristo. En tiempos más recientes, esta fiesta ha adquirido un carácter comercial, en el que la mayoría de las familias se reúnen en torno a un árbol junto al cual se encuentran los regalos. Este carácter comercial ha convertido la Navidad de forma creciente en una fiesta popular en la mayoría de los países del mundo, independientemente de las creencias religiosas en cada uno de ellos.

Los recuerdos navideños son imborrables y solo se aparecen en esta época; pero no por eso dejan de ser las más especiales, sobre todo para quienes tenemos también a familiares lejos. Por eso la celebración del nacimiento de Jesús tiene que ser en grande.

Por otro lado, debemos a vísperas de terminar este 2021, reflexionar sobre lo que hemos vivido en este año, lo bueno, lo malo y lo feo. Desde lo individual, como es el de aprender de nuestros errores, aprender de los demás y sobre todo tener ese espíritu de humildad y sencillez para aceptar a los demás tal y como son; y, los retos que como sociedad tenemos y nos ha puesto a prueba sin haber logrado superarlos. 

Debemos de trazarnos metas nuevas para el próximo año. Debemos de proponernos ser mejores cada día dentro de lo imperfectos que somos. El año 2022 nos da la esperanza de que sea diferente, aunque las certezas del mundo normal de lo que esperábamos en los años anteriores ya no es la misma.

Terminar o reducir los grandes problemas mundiales como el de seguir manteniendo la pobreza, la injusticia, la discriminación, la intolerancia, los ataques de todos contra todos, las violencias, las fobias de toda naturaleza contra otras personas, el acceso a la salud, educación, trabajo, vivienda, etc. debería de ser nuestra misión en la que todos debemos de comprometernos. 

Les deseo una muy Feliz Navidad, paz para cada uno y sus familias y grandes bendiciones.

Hasta la próxima semana.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *