Muerte de mujer en Salcajá causa conmoción en vecinos

Sep 1, 2020 | Nacionales, Noticias, Portada, Región | 2 Comentarios

Con información de Carlos González.

Quetzaltenango. La muerte de Rubi Esmeralda Siquina Villagran, de 25 años de edad, provocó un sentimiento de pena profunda entre amigos y familiares en el municipio de Salcajá de donde es originaria.

Siquina Villagran era trabajadora de la Municipalidad de Salcaja, sus compañeros de trabajo lamentaron lo ocurrido debido a la crueldad de su muerte, la asesinaron con arma blanca.

Este martes se realizó un homenaje póstumo donde participaron, amigos, familiares y compañeros de trabajo. Todos la recuerdan como una persona amable, entregada a la iglesia y por la lucha en defensa de los derechos de las mujeres.

La sindico II de la Municipalidad de Salcajá, Auri Mazariegos, expresó que invade un sentimiento de impotencia ya que ella (Rubi Siquiná) «no se metía con nadie». Contó que desde el 2016 laboraba en la comuna del municipio.

El vecino, Juan Antonio Vázquez dijo que es una situación complicada y da mucha tristeza entre los vecinos en el municipio. Desde hace tiempo no ocurría una situación similar, agregó.

¿Que se sabe de lo ocurrido?

El informe de la necropsia del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) detalla que murió a consecuencia de una laceración hepática y pulmonar, provocada con arma blanca.

La víctima fue encontrada en la bañera de su apartamento por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) extraoficialmente se conoció que desde el sábado por la tarde se tuvo la última comunicación con la victima, el Ministerio Público (MP) continua con las diligencias de investigación.

2 Comentarios

  1. Angel

    Sin conocerla me siento devastado por su asesinato. Las palabras me faltan para describir a los monstruos malnacidos que hicieron esto. Sólo espero que saquen al escoria de la sociedad para que no dañe a nadie más.

    Responder
  2. Paula Escobar

    Lamentable hecho de odio y violencia, muchas veces por relacionarse con personas malvadas y sin temor de Dios.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *