Brasil: Brumadinho intenta sanar sus heridas tras la ruptura de la represa

Ene 28, 2019 | Política | 0 Comentarios

La pequeña ciudad de Brumadinho, en el estado de Minas Gerais, sigue en estado de shock tres días después de que se rompieran tres diques de contención en una mina de la empresa Vale. El último balance provisional es de 58 muertos y 305 desaparecidos. Hay 192 sobrevivientes.

Tres días después de la tragedia, los socorristas siguen buscando a los desaparecidos en toda la zona: brigadas de bomberos, rescatistas voluntarios, policía federal y militar, y efectivos del ejército, apoyados por helicópteros. Las posibilidades de encontrar sobrevivientes son cada vez más escasas a medida que pasa el tiempo, pero los equipos de rescate van a recibir la ayuda de especialistas israelíes y su tecnología punta.

La población sigue muy afectada por lo ocurrido. Las imágenes son verdaderamente sobrecogedoras, como una verdadera marea de fango y residuos minerales que se han tragado todo lo que han encontrado a su paso: casas, fincas enteras, animales, carreteras, puentes, y sobre todo, muchas personas.

Las familias de los desaparecidos llegan sin cesar al centro de asistencia donde pueden pedir informaciones y encontrarse con psicólogos. Pero algunos familiares de desaparecidos denuncian la falta de información actualizada sobre las labores de rescate y el posible paradero de sus parientes.

En Brumadinho, el número de personas afectadas directa o indirectamente por la tragedia es abrumador. Los habitantes de la región están a la vez consternados e indignados por esos dramas que se repiten: hace tres años, el mismo tipo de accidente ya había causado la muerte de 19 personas. Pareciera pues que no se aprendió de esta primera tragedia.

Elcilain perdió a su sobrina de 17 años, que recién había empezado una pasantía en un albergue totalmente sepultado bajo el lodo. “Nos sentimos totalmente destruidos. En toda la ciudad, hay gente que conoce a alguien, un pariente, que fue afectado. En los barrios, hay gente llorando en todas partes. Aún no podemos creerlo”, cuenta.

Edimar trabajó en la mina hasta el año pasado: “Trabajé directamente en esta represa y jamás nos hubiéramos imaginado que algo así podía pasar”, dice. Varios de sus excolegas fallecieron.

¿Qué dispositivos fueron puestos en marcha en Brumadinho?

Hay varios centros de reunión y de cooperación en la ciudad. Por ejemplo, un enorme complejo deportivo fue transformado en centro de acogida para las familias de los desaparecidos, donde pueden consultar a psicólogos. Una pareja vino de São Paulo, a más de 500 kilómetros, para intentar ubicar a cinco miembros de su familia que se alojaban en el albergue.

Brumadinho es una pequeña ciudad del estado de Minas Gerais (“minas generales”), donde hay minas por todas partes y centenares de represas mineras. La ciudad depende totalmente de la actividad minera.

En términos de medio ambiente, la ciudad se ve gravemente afectada, puesto que el lodo ha llegado al río que la recorre. El agua se ha vuelto rojiza, los peces se mueren y ya no se puede pescar.

Además, muchos campesinos ya no pueden cultivar sus tierras, lo cual tendrá muchas repercusiones en la agricultura. Mientras tanto, el lodo sigue su camino en dirección del São Francisco, un río muy importante en Brasil.

Con información de Radio Francia Internacional