Caravana de migrantes pide ayuda para seguir viaje pese a negativa de EE.UU.

Oct 30, 2018 | Política | 0 Comentarios

Representantes de la caravana de unos 4.000 migrantes centroamericanos que se encaminan a través de México exigieron sin éxito a las autoridades de ese país que los ayuden a acelerar la travesía hacia Estados Unidos, en momentos en que algunos abandonan el viaje por el agotamiento y la frustración.

Un transporte «seguro y digno» fue el pedido para alcanzar la capital tras llegada el lunes a Niltepec, en el estado de Oaxaca.

Otro grupo más reducido de unos 400 migrantes cruzó la frontera entre Guatemala y México, en un aparente intento por unirse al grupo.

Un grupo conocido como Pueblo Sin Fronteras, que apoya a la caravana, informó en las redes sociales que tiene previsto reunirse con legisladores y autoridades federales en la Ciudad de México y funcionarios del gobierno electo para dialogar sobre los derechos de los migrantes.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha venido ayudando a los migrantes y alertado a los países acerca de los derechos de estos en virtud de los tratados internacionales.

El avance de la caravana se produce pese a que el gobierno de EE.UU. anunció que enviará 5.200 tropas, incluyendo soldados que estarán armados, para apoyar los esfuerzos del presidente Donald Trump de asegurar la frontera con México.

Medios dijeron que la policía federal de México intentó de forma agresiva que cientos de migrantes retornaran mientras cruzaban e río Suchiate para entrar a México desde Guatemala.

La operación incluyó un helicóptero sobrevolando sobre el río a baja altura con la intención aparente de desalentar el avance del grupo.

La policía federal publicó en su cuenta en Twitter el lunes un video en que un agente aparece reanimando a un migrante de 25 años.

La caravana tenía previsto para el martes caminar hasta Juchitan, a más de 51 kilómetros (32 millas) al oeste. Más de 100 migrantes hicieron fila el lunes en el estacionamiento de una gasolinera para lograr un transporte en Zanatepec.

El alcalde de la localidad, Ramiro Nolasco, dijo que los residentes organizaron un autobús y varios camiones para trasladar a los migrantes.

«Estamos ayudando a nuestros hermanos de otros países con alimentación y agua y transportación”, indicó. “Va a ser muy poco para lo que necesita esta gente».

El entusiasmo, sin embargo, seguía mermando el lunes, reportó la agencia AP. En parte por la larga caminata, desalentados por el largo camino por delante y el mal comportamiento de algunos migrantes, llevó a un grupo a pedir ayuda para regresar a Honduras.

«De los amigos con los que yo conviví, todos se quieren regresar», dijo Hasiel Isamar Hernández, de 28 años y madre de tres hijos. Para ella, la gota que derramó el vaso fue cuando su esposo le dijo que en casa su hija de 3 años de edad dejó de comer porque la extrañaba.

Sin embargo, la agencia de inmigración de El Salvador dijo que un grupo de unos 500 salvadoreños, entre ellos niños y adolescentes, cruzaron ilegalmente la frontera el pasado domingo.

Con información de La Voz de América