Byron Paxtor cursaba segundo grado y soñaba con ser policía

Ene 22, 2018 | Noticias | 0 Comentarios

Byron Kleberth Paxtor Ramos, de 8 años, cursaría este año segundo grado en la escuela del caserío La Fuente, San Carlos Sija, Quetzaltenango, pero la explosión de una bomba de pirotecnia le truncó sus sueños.

Maestros del centro educativo donde estudiaba Paxtor le rinden un homenaje, pues dicen que lo recuerdan con cariño.

La directora del establecimiento, Juliana Vásquez, comenta que Paxtor tenía un buen comportamiento y la noticia de su muerte les impactó.

“No creíamos que eso pasaría con él. Recomendamos a los padres que tengan más cuidado con los niños y que no les compren pirotecnia”, expresa Vásquez.

Paxtor murió la semana pasada en el Hospital Regional de Occidente (HRO), lugar a donde fue ingresado, luego que le explotara una bomba en el rostro.

La historia

Lo que sería una visita familiar y una tarde de convivencia, se convierte en tragedia. Mientras sus padres platicaban en una vivienda en la aldea San José Chicalquix, San Carlos Sija, Quetzaltenango, Byron y sus primos jugaban con pirotecnia, cuando se escucha una explosión y llanto.

Cuando sale el padre de Paxtor, lo ve sangrando y tirado en el piso. Una tía, quien trabaja en el Centro de Salud de Sibilia, fue en busca de bomberos y de un vehículo para trasladar al niño al centro del citado municipio. Una ambulancia los encuentra en el camino y llevan al menor de edad al Hospital Regional de Occidente (HRO).

El primer reporte médico fue que el niño presentaba quemaduras y lesiones en el 90 por ciento del rostro. Los galenos de turno lo trasladaron de la emergencia al quirófano para una cirugía.

El niño estaba delicado y el panorama se vislumbraba complicado. Una de las peores noticias fue que perdió el sentido de la vista.

Hasta el momento se desconoce el tipo de explosivo que manipulaba Byron, quien sueña con ser policía para capturar a ladrones, tal y como lo hace su papá, quien integra las filas de la Policía Nacional Civil (PNC) y aprovechó su descanso para visitar a su familia.

El abuelo del niño menciona que para Navidad no le dio dinero para comprar cohetillos como una medida de protección.

Con información de Erick Colop / Foto: Prensa Libre

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *