Por Carlos González |

La Sala Quinta de Apelaciones de Quetzaltenango resolvió sin lugar la denuncia presentada en contra del alcalde de Salcajá, Rolando Miguel Ovalle Barrios, a quien señalaban de supuestos actos de corrupción al construir el centro de convenciones en el municipio.

Con la resolución de la Sala, el jefe municipal mantiene su inmunidad, es decir, que no procede el proceso de antejuicio en su contra para ser investigado.

Ovalle Barrios era acusados de los delitos de abuso de autoridad, cohecho pasivo, malversación, uso de testaferros, enriquecimiento ilícito, sobrevaloración de obras públicas, tráfico de influencias, lavado de dinero y uso de plazas fantasma.

La denuncia detallaba que el alcalde había sobrevalorado la obra, la cual costó Q27 millones, además presumían de una sobrevaloración en una pavimentación del camino rural en Llano Grande, cantón Marroquín.

A %d blogueros les gusta esto: