Super mano dura y pandillas

por | Abr 12, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

Lo que está sucediendo en el vecino país del Salvador, es algo sin precedentes que ya debieron haber implementado los otros gobiernos del triángulo norte de Centro América, el presidente de este país Nayib Bukele, está aplicando la super mano dura en contra de las pandillas o más conocidas como Maras, que se volvieron un flagelo de violencia, asesinatos, extorsiones, sicariato, intimidaciones a los residentes en cualquier de estos países, desde que termino el conflicto armado en Centroamérica se pensó que ahora la sociedad se encaminaría hacia un desarrollo para la región, se recibieron miles de millones para ese objetivo, pero lejos estaba de que se estaba creando otro conflicto social.
Algunos de estos países se volvieron altamente conflictivos cuando aparecieron esta maras, esta misma violencia es uno de los factores causantes de las caravanas de migrantes desde hace unas décadas, en Honduras muchas personas decidieron abandonar su territorio que es considerado el más violento del mundo, por la cantidad de muertes 40 diarios, pero lo mismo se pensaba de los países vecinos cuando dijeron que el origen de las maras fue en El Salvador y otros que se originaron en Estados Unidos, total que poco a poco se volvió un problema de alta seguridad en la región, algunos piensan que este es un problema por el abandono de los gobiernos hacia la problemática social.
Pero el problema es que han invadido estos territorios actuando impunemente en contra de los habitantes y de la misma clase social, este problema se volvió incontrolable que el presidente de el Salvador tuvo que aplicar una tregua y cuando termino las maras actuaron violentamente el 25 y 27 de marzo asesinaron a 87 personas en dos días, esto hizo que el presidente Bukele, implantara el Estado de excepción, capturaron en doce días a 7,467 pandilleros, se condena a 15 años de prisión a quien difunda mensajes en los medios de comunicación, sanciones a quienes marquen con grafitis y amedrenten a la población, el Congreso reformo de 9 a 45 años de prisión a los que pertenezcan a las pandillas.
Además no tienen colchonetas para dormir, ni donde sentarse, a los que sean jefes de las maras las penas son de 45 años de prisión, también las restricciones van de acuerdo a la postura de las maras, si reaccionan en contra de la población solo un tiempo de comida les darán y menos arroz, según estadísticas de la PNUD, en el Salvador existen aproximadamente 70 mil integrantes que pertenecen a las maras, con estas medidas el presidente le dijo a las familias que eduquen a sus hijos para que no se integren a las maras, porque les aplicaran los castigos que están recibiendo ahora, esto ha provocado una estampida de mareros hacia los países vecinos Guatemala y Honduras.
Estas medidas necesita el país para frenar la violencia de las pandillas, no manos aguadas para enfrentarlos como el caso de Guatemala, donde algunos presidentes hasta pactaron con las pandillas y entraron a la zona 18, pero con 500 policías, otro militar amedrento a la población sino lo inscribían para candidato presidencial y contrato mareros para que destruyeran el patrimonio en la capital, un alcalde utilizo pandilleros para destruir algunos monumentos haciéndolos pasar como estudiantes y por último el mismo gobierno utilizo pandilleros para que quemaran el edificio legislativo y también un bus urbano parqueado cerca del palacio nacional, para culpar a los manifestantes o estudiantes sobre estos hechos, se necesitan estrategias y no componendas para el combate a las pandillas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.