¡Hasta el derecho al deporte nos vedan!

por | Ago 11, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

Hace algunas semanas un medio digital publicaba los espacios públicos y al aire libre, para practicar deporte en la cabecera municipal de Quetzaltenango, y me causó sorpresa la noticia, pues quienes practicamos alguna disciplina deportiva en las calles y avenidas y/o espacios públicos, sabemos que no tenemos como tal, acceso a lugares idóneos en Xela.

Según la publicación citaba: Parque Cerro El Baúl en la zona 5 de Xela, parques y plazas en la zona 3, colonias y barrios, y el Complejo Deportivo de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala -CDAG-. Algunos medios han dado a conocer de asaltos, robos y delitos sexuales cometidos en contra de algunas personas que hacen deporte en el Cerro El Baúl en numerosas ocasiones, sin que se le dé la importancia debida a este tipo de hechos delictivos que se han suscitado desde hace muchos años, sin dejar de lado, el mal estado de la carretera, pues aunque le han hecho un par de arreglos, el último lo hizo la actual corporación municipal con motivo del circuito de la Vuelta Ciclística  a Guatemala en 2020, pero fue como le conocemos comúnmente “un chapuz”, porque la extensión que asfaltaron fue menor a 1 kilómetro. Por ende, ese no es un lugar seguro para hacer deporte al aire libre, pasear con la familia y/o mascotas.  Hay algunas otras canchas deportivas alrededor de la ciudad, las cuales son pagadas porque los Consejos Comunitarios de Desarrollo -COCODES-, cobran un ingreso para hacer uso de ellas. Y considero que está bien, porque hay que darlesmantenimiento a las instalaciones y así recibir un buen servicio, por supuesto, si es que se recibiera un buen servicio, pero son canchas de tierra sin ningún mantenimiento, y entonces no tiene ningún objetivo ese pago arbitrario que pretenden hacerle a los vecinos. El Complejo Deportivo de la CDAG, ese es un tema controvertido porque se ha dicho mucho al respecto. La Federación de Atletismo ha peleado porque las instalaciones sean única y exclusivamente para uso de sus atletas federados cualquier día, a cualquier hora aunque muchas veces no hay atletas entrenando, y el entrenador está tomando café en la sombrita de uno de los graderíos. El inicio de la pandemia le benefició de sobremanera a la administración de ese complejo, porque permitieron que los entrenadores de la federación prohibieran la entrada a particulares que usan la pista para entrenar por motivos diversos: salud, deporte, recreación y esparcimiento. 

De acuerdo al Decreto número 76-97 del Congreso de la República, artículo 3 “Es obligación del Estado, la promoción y fomento de la educación física, la recreación física y el deporte, como factor importante del desarrollo humano, por lo que deben ser favorecidos y asistidos en forma apropiada por los fondos públicos”. Partiendo de aquí, si los fondos con los que se construyen las instalaciones deportivas, se originan del presupuesto general de egresos de la nación, que se capta mediante los impuestos pagados por todos los ciudadanos de la república, significa que las instalaciones públicas pueden ser usadas por cualquier guatemalteco que cumpla con los reglamentos para el correcto uso de esas áreas deportivas que le permitan practicar una disciplina, demostrando respeto por la comunidad, por la moral, la salud pública y manteniendo elorden legal. 

Hacer bicicleta o trotar en las calles de nuestra ciudad es toda una odisea, porque muchos pilotos de vehículos no tienen el mínimo respeto y pudiendo pasar más despacio o retirado del vecino deportista, por molestar o por amedrentarlo aceleran o se pegan mucho sobre la acera para provocar temor, o en algunos casos, lastiman a quienes hacen deporte en esos lugares.  Las aceras de la ciudad, en algunas calles y avenidas están dañadas o son muy angostas y la opción, es bajarse a la calle o carretera, arriesgando suintegridad física, solo por mantener una condición física y mental saludable. 

Hay grupos de deportistas alrededor del mundo, que publican fotografías de cómo disfrutan practicar deporte en las calles, avenidas, parques y senderos de sus países de origen; y da envidia y causa tristeza darnos cuenta que en nuestro país, hasta eso se nos veda y se nos niega. No tenemos espacios idóneos para ello, no hay seguridad en las calles, no me refiero únicamente a la delincuencia común, sino de esos hombres groseros y patanes que andan asechando con palabrería vulgar e intimidatoria a una mujer que solo quiere hacer ejercicios sin causar perjuicio a nadie.

En las campañas políticas, el tema deportivo nunca está presente, en los planes de gobierno municipales y/o nacionales, tampoco. El Ministerio de Cultura y Deporte es una cartera del ejecutivo que, si no existiese, no pasaría nada. Porque, ¿qué hace esa institución por la promoción de la cultura y el deporte en el país? NADA.  Sus esfuerzos, si es que los hay, no se ven reflejados en la salud mental y física de la población, porque simplemente su trabajo es nulo, invisible e inoperante. La promoción de los dos ejes de trabajo de esa entidad estatal, se quedan en trabajo de oficina pagándoles salarios a trabajadores perezosos que se jactan de subir Tik Toks haciendo desfiguros en oficinas de Palacio Nacional de la Cultura, he ahí la consecuencia de seguir pagando favores de campaña y dándole puestos de trabajo a seres humanos que carecen de la inteligencia e idoneidad,para desempeñarse en un ministerio que debería fungir en pro de la movilidad física del ciudadano guatemalteco.

Ana Luisa Rendón
Ana Luisa Rendón

Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social, maestra en Antropología Social. Actualmente hago comunicación institucional y relaciones públicas para una institución internacional, soy docente universitaria de 3 universidades e investigadora constante.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.