El día de pueblos originarios

por | Ago 13, 2021 | Opinión | 0 Comentarios

RETOS Y DESAFIOS EDUCATIVOS
El día 09 de agosto se celebro el Día Internacio- nal de los Pueblos Indígenas (originarios) fecha declarada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), reconociendo la necesidad de darle valor a la diversi- dad cultural, organización y formas de convivencia, a fin de que los pueblos originarios mejoraran la cali- dad de vida a través de su participación y toma de de- cisión en la políticas sociales, culturales, políticas y económicas de los diferentes estados miembros.
Sin embargo, es importante acotar que el ser humano tiene sentido sólo cuando toma parte de la vida insti- tucional del Estado y cuando se le concibe como igual. A pesar de ello, en Guatemala se ha venido dan- do procesos de racismo, discriminación y exclusión para los pueblos que coexisten en el país, realizando procesos de conspiración y perversión selectiva en contra de la mujer, autoridades ancestrales, trabaja- dores y migrantes.
Hoy solo se desea rememorar lo sucedido en 1524, que pinta solamente la epopeya realizada por los inva- sores, olvidando los sangrientos hechos que llevaron a la colonización de Mesoamérica, pero sobre todo se trata de minimizar el daño causado por los foráneos, que implantaron una cultura de terror, destrucción, involución, violaciones, apropiación y sometimiento de los pueblos originarios.
Desde entonces los pobladores de estos lares hemos sufrido mutaciones producidas por la invasión, que iniciaron los procesos de conquista y colonización,
provocando guerras fratricidas, perdidas de las tie- rras, explotación, opresión, humillación, desprecio, racismo, discriminación y exclusión. Pareciera que la intención es terminar con la gran civilización maya y sus descendientes, utilizando para ello algunos he- chos demenciales desde la antigüedad tales como pestes, guerras y hambre, los “jinetes del apocalipsis” y simplemente prolongaron otras acciones direccio- nadas a la población maya usando para ello la violen- cia mediante políticas de tierras arrasada, hambre, asesinatos selectivos y colectivos.
Es así, como se continua con la abolición histórica de los pueblos mesoamericanos y de las grandes cultu- ras existentes antes de la invasión, que modifico el modo de vida, las costumbres, la espiritualidad, el sentido comunitario, el arte, la arquitectura, la mate- mática, geometría, astronomía, medicina, el calenda- rio, astronomía, cosmografía, la escritura, las técnicas agrícolas del complejo maíz, frijol y ayote. A esto se suma el pensamiento filosófico y epistémico de vida desarrollado a través de su construcción científica plasmada en los Códices de Madrid, Dresde, Paris, Grolier, pero sobre todo lo plasmado en el Pop Wuj.
Es para los herederos de esta milenaria cultura valo- rar el bagaje de conocimientos que debemos aplicar en todo aquello que vivimos y trasmitirlo a las futuras generaciones, elementos fundamentales que nos permite seguir sintiéndonos orgullosos de nuestra identidad, minimizando las presiones despersonali- zadoras y segregacionistas cargadas de prejuicios impuesta por las mentes colonizadas. Este es el reto para la educación de los pueblos originarios de Me- soamérica.
Las opiniones firmadas en las paginas de editorial son propiedad del autor. Pueden reproducirse textos y/o fotografías con el debido crédito de

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *