¿Por qué el 2020 es bisiesto?

Ene 3, 2020 | No definida, Not Available, Política, Portada | 0 Comentarios

Por Fernando Castellanos |

La Tierra, según los científicos, tarda más de 365 días en dar una vuelta completa alrededor del Sol, lo que se conoce como año trópico.

El año trópico tiene 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45.25 segundos, y por ello, se acordó desde tiempos pasados, agregar un día cada cuatro años para compensar las casi seis horas que se pierden cada año en la medida del tiempo cronológico y el astronómico, dado por el movimiento orbital terrestre.

Buscando en la historia, hay que remontarse al año 46 Antes de Cristo (A.C.) para rastrear el origen del año bisiesto. El dictador de Roma, Julio César, decidió que se ajustara el calendario al girar de los cielos.

Julio César, asesorado por Sosígenes, un astrónomo de Alejandría, llegó a la conclusión de que el año no tenía 365 días sino 365 días y un cuarto, por ello, cada cuatro años iba a faltar un día.

Por lo anterior, agregó un día a la última semana de febrero. De allí vino el nombre bisextus, dado al año en que toca febrero con 29 días, nombre que, en castellano, derivó en bisiesto.

Pero el cálculo que había hecho Sosígenes pecó de poco preciso, porque el sobrante de cada año no llegaba a las seis horas (un cuarto de día). Hizo un redondeo para arriba y complicó todo.

La diferencia, aparentemente minúscula, entre el redondeo en 365.25 días y el año astronómico de 365.242 días se tradujo en casi 12 minutos por año.

Provocó una acumulación de 10 días al llegar el siglo XVI de la era actual. Entonces, el papa Gregorio XIII, resolvió empezar la cuenta de nuevo. Ese calendario, inaugurado en 1582 lleva el nombre de gregoriano y es el que funciona en la actualidad.

Luis Hernández
Luis Hernández

NOTICIAS RELACIONADAS