El encargado de negocios de Estados Unidos para Venezuela, Jimmy Story, dijo a la Voz de América que el intento fallido de derrocar al presidente en disputa Nicolás Maduro el pasado 30 de abril no dañó la popularidad del líder opositor Juan Guaidó, a cuya convocatoria siguen respondiendo los venezolanos.

En la entrevista, Story insistió en buscar una salida democrática a la crisis venezolana, invitó a los militares a «hacer lo correcto» y advirtió a Maduro que no toque la embajada de EE.UU. en Caracas.

«Creemos todos, no solamente Estados Unidos sino la comunidad internacional, que la democracia en Venezuela es lo más importante», dijo el diplomático.

Sobre la reacción de los venezolanos dijo: «Vale la pena siempre y cuando la gente está en la calle, hablando y pidiendo sus derechos», señaló.

Consultado acerca de encuestas que indican que Guaidó es menos popular después del 30 de abril, Story respondió: «Para nada, el presidente interino Juan Guaidó, llama a la gente en Venezuela y se van a la calle».

«Sigue igual su rol, su papel, su popularidad en el país», señaló en referencia a Guaidó.

Sobre el papel de EE.UU.

Story dijo que Estados Unidos tiene el deber de poner presión a los cuerpos que responden a Maduro, pero a la vez señaló que las sanciones no deben ser permanentes.

«Cuando hay órganos que están trabajando en contra del pueblo sí, es nuestro deber poner sanciones y poner presión en contra de esos órganos del Estado», dijo en alusión, por ejemplo, al Tribunal Supremo de Justicia que sirve a Maduro.

Story recordó que Estados Unidos ha dicho que «todas las opciones están sobre la mesa», pero admitió que buscan «una salida pacífica, democrática, constitucional, política».

«Cuando llegan los rusos, llegan con aviones militares, llegan con más armas para los militares. Lo que queremos hacer nosotros es llegar con ayuda humanitaria», ilustró.

Dijo que «hay espacio para el chavismo, para la izquierda, para la derecha, pero lo más importante es que hay espacio para la voz del pueblo de Venezuela», dijo.

Estados Unidos apoya a Guaidó desde que se proclamó presidente interino el 23 de enero pasado. Ha sido clave en visibilizar y atraer apoyo a nivel global para la salida de la crisis venezolana.

Maduro y sus simpatizantes condenan a EE.UU., a cuyo gobierno catalogan de injerencista y de apoyar un golpe de Estado en su contra.

El control sobre la sede diplomática de Caracas en Washington es parte del dilema por resover, después que grupos a favor y en contra de Maduro permanecen en el sitio reclamando la instalación, que ha llevado a la policía local a custodiar el sitio.

Sobre el destino de la embajada estadounidense en Caracas, Story dijo: «Creemos que no deberían tocar nuestra embajada. La situación aquí es bastante complicada».

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: