Mujeres embarazadas en Haití atrapadas en medio de la violencia

Abr 23, 2024 | Actualidad, Internacionales, Portada | 0 Comentarios

Entre todas las víctimas del recrudecimiento de la inseguridad en Haití, las mujeres embarazadas ocupan uno de los primeros lugares. El bloqueo de carreteras, especialmente en la llanura de Cul-de-Sac, ha causado la muerte de una mujer en avanzado estado de gestación junto con su futuro hijo.

Se lamentan muchos otros casos similares. Algunas mujeres buscan refugio en la República Dominicana para escapar de esta fatalidad.

La situación catastrófica que prevalece en Haití actualmente pone en peligro la vida de miles de mujeres embarazadas. Al mismo tiempo, también se incrementan los partos prematuros en algunos hospitales.

Hay mujeres embarazadas que esperan dar a luz en casa para no ser víctimas de los delincuentes armados que imponen sus leyes en las carreteras y que no tienen piedad.

Es el caso, por ejemplo, de Suze, quien vive en Pétion-Ville y está embarazada de siete meses y medio. «Tengo miedo», admitió con el rostro marcado por una profunda tristeza. Afirmó que su médico le ha pedido que esté atenta con su embarazo complicado.

Como no goza de una salud estable, sino frágil, teme dar a luz a un bebé prematuro en las condiciones actuales. También teme tener que ir al hospital, debido a las dificultades y al peligro que enfrenta una persona en las calles durante la noche.

Muchas mujeres embarazadas prefieren cruzar la frontera para dar a luz en la vecina República Dominicana a pesar de los riesgos asociados con este viaje en medio de la crisis entre los dos países.

Según los registros del Servicio Nacional de Salud (SNS) dominicano en enero de 2024, se registraron 8.611 nacimientos en los hospitales de la red pública, de los cuales 5.554 fueron de madres dominicanas (64,6 %) y 3.048 de madres de nacionalidad haitiana (35,4 %).

Estos recién nacidos a menudo enfrentan grandes dificultades debido a la situación irregular de sus padres en el país vecino. Pero estas haitianas prefieren estos riesgos a los peligros de quedarse en Haití y enfrentar una muerte casi segura.

Durante el mes de marzo, una mujer y su futuro bebé perdieron la vida debido al bloqueo de las carreteras y los disparos en la llanura de Cul-de-Sac. Un acontecimiento que marcó a la población haitiana. No pudo llegar al hospital en medio de la noche debido a las barricadas y los tiroteos, y esto le resultó fatal tanto a ella como a su hijo, según relata su hermano.

«Hemos ido a varios centros de salud y a dos hospitales en la llanura de Cul-de-Sac durante la noche, pero no nos recibieron», afirmó. «Nuestra única oportunidad era llegar al hospital Nos Petits Frères et Sœurs de Tabarre», pero al intentar evitar los disparos y las barricadas erigidas en las carreteras por los hombres armados, mi hermana terminó perdiendo la vida, al igual que el bebé», dijo.

Los riesgos de dar a luz en casa

A veces, algunas mujeres embarazadas viven muy lejos de una partera que pueda ayudarlas durante el parto. Debido a las posibles complicaciones, los médicos desaconsejan a estas mujeres dar a luz en casa.

Nadine está en su última semana de embarazo y confía en Dios, el único que puede ayudarla debido a la fragilidad de su salud. «Creo en Dios, no dejo de rezar para que me ayude», dice mientras espera que sus dolores no lleguen en medio de la noche.

En marzo pasado, la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (BINUH) advirtió que si la situación continuaba, alrededor de 450 mujeres embarazadas de 3,000 podrían enfrentar complicaciones obstétricas potencialmente mortales, mientras que más de 500 sobrevivientes de violencia sexual podrían quedarse sin atención médica para fines de marzo.

Un médico contactado por La Nation Post, que también es internista en el Hospital Universitario de la Paz en Delmas 33, nos confió bajo anonimato: «Debido a la inseguridad, nuestros números aumentan cada día, con casos muy complicados. A veces incluso intentamos lo imposible para salvar vidas, especialmente para las mujeres que necesitan ser operadas».

El cierre, durante más de un mes, del Hospital Universitario de Estado de Haití (HUEH) y varios otros hospitales privados en el área metropolitana, ha sumido a muchas familias en una gran preocupación. Algunas mujeres desearían ir a provincias para dar a luz sin preocupaciones, pero están atrapadas en una capital rodeada por delincuentes.

Esta crisis multifacética que prevalece actualmente en Haití debe terminar, aunque más de uno piense que la solución no está cerca. Mientras tanto, en el tablero político, la lucha por mantener o acceder al poder continúa y la vida de los ciudadanos está gravemente amenazada.

Una preocupación que se suma a la espiral de violencia

Cerca de 3 000 mujeres embarazadas en la capital haitiana, Puerto Príncipe, corren el riesgo de quedarse sin atención médica esencial si la parálisis actual de la ciudad, causada por la guerra de pandillas, continúa, informaron las Naciones Unidas el viernes.

El gobierno haitiano extendió el estado de emergencia el jueves, tras saqueos masivos y ataques a comisarías. Bandas armadas están llamando al derrocamiento del gobierno del Primer Ministro Ariel Henry, quien se encuentra en Puerto Rico, aparentemente incapaz de regresar al país y luchando por obtener el apoyo de la comunidad internacional.

La Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (BINUH) advirtió que si la situación persiste, alrededor de 450 de las 3.000 mujeres podrían enfrentar complicaciones obstétricas potencialmente mortales, mientras que más de 500 sobrevivientes de violencia sexual podrían quedar sin atención médica para finales de marzo.

«La violencia sexual contra mujeres y niñas se utiliza como arma de guerra, intimidación, control territorial y dominación», dijo BINUH en un comunicado, agregando que las organizaciones asociadas que trabajan en la prevención de la violencia sexual en los campamentos de desplazados internos han reducido o suspendido la mayoría de los servicios por razones de seguridad.

Numerosos informes han documentado violaciones masivas perpetradas por pandillas en el país a medida que extienden su control. Muchas víctimas no denuncian las agresiones por miedo a represalias y el apoyo es en gran medida dejado a organizaciones locales con escasos recursos.

El aborto sigue siendo ilegal en Haití y los hospitales han anunciado escasez de personal, camas y sangre, mientras que muchas organizaciones humanitarias han suspendido sus servicios debido a la violencia.

En la República Dominicana, país vecino, los expertos de la ONU han advertido que mujeres haitianas embarazadas o en el posparto habrían sido arrestadas durante exámenes médicos y expulsadas. Los hijos de padres haitianos no reciben la nacionalidad dominicana.

Información Sandrine Exil / Voz de América

NOTICIAS RELACIONADAS

Quetzaltecos viajarán en motocicleta hacia Alaska

Quetzaltecos viajarán en motocicleta hacia Alaska

Por Emilio Veletzuy | El próximo sábado 1 de junio, seis motoristas de la ciudad Quetzaltenango iniciarán una travesía hacia Alaska, Estados Unidos de América. Los motoristas viajarán, junto a sus esposas, en un recorrido de cerca de 24 mil kilómetros pasando por las...

Absuelven a hombre quien mató a su papá, ¿por qué?

Absuelven a hombre quien mató a su papá, ¿por qué?

Por Moisés Cottom | El Tribunal Segundo de Sentencia Penal de Quetzaltenango absuelve a Fernando Pablo Carrillo, de 35 años, quien mató a su papá con una piedra de gran tamaño. El Tribunal absolvió a Carrillo, quien era acusado del delito de parricidio. Según el...

Capturan a presunto distribuidor de droga

Capturan a presunto distribuidor de droga

Por Mario Tumin | Este miércoles, en el kilómetro 177 de la ruta alterna de San Martín Zapotitlán, Retalhuleu, agentes de la Comisaría 34 de la Policía Nacional Civil (PNC) durante un operativo capturan a Gerver «N», de 26 años. El hombre iba en la motocicleta...

¿Deseas recibir notificaciones de Stereo 100? Si No gracias