Filosofar

por | Jul 11, 2022 | Opinión | 0 Comentarios

El día a día y las urgencias que son cada vez más y más demandantes, nos mantiene tan atrapados que nos olvidamos de lo esencial. Usualmente reflexionamos sobre eso urgente que nos permite pensar y considerar un asunto en específico con atención y detenimiento para estudiarlo, comprenderlo de mejor forma; y, finalmente formarnos una opinión sobre ello o incluso tomar alguna decisión.

Hemos dejado de lado lo que para muchos constituye una necesidad humana básica:  filosofar como algo imprescindible. No podemos vivir plenamente sin filosofar porque nos permite  

tener una dimensión de lo humano, y no hacerlo representa a que no seamos plenos ni libres y es muy difícil considerarnos verdaderamente seres autónomos.

Para la ciencia de la filosofía, la palabra “filosofar” significa la acción de pensar para saber. Cada ser humano que piense en algo debe tener la capacidad de realizar un análisis y tratar de descifrarlo del porqué de su existencia, como se hace y de qué manera este pensamiento se relaciona con cada uno de nosotros y nuestra propia realidad. “Filosofar” es la facultad de pensar para que a través de esta reflexión contemplemos, analicemos, interpretemos y desarrollemos una idea a través de la cual podamos comprender la realidad y dar una opinión o argumento sobre algún tema. 

Nuestra capacidad de asombro constituye básicamente el origen del filosofar; es decir, desde nuestro nacimiento tenemos esa capacidad de observar primero y conforme pasan los años de pensar y repensar lo que se está conociendo, vamos desarrollando una capacidad de análisis sorprendente que va de la mano con el conocimiento que la vida en si nos presenta. 

Reflexionamos sobre el porqué de toda la existencia, del porqué de las cosas materiales y especialmente llegamos a reflexionar de los sentimientos, del amor, vida, amistad, felicidad, tristeza, muerte y algunos de la existencia de Dios. 

Filosofar es hacer preguntas y querer encontrar certezas, encontrar problemas que nos permiten aprender de esas experiencias para autorrealizarnos como seres humanos. La duda también es parte del origen de la filosofía y esas ganas de filosofar nos permite profundizar las dudas y las certezas. 

Es evidente que la filosofía es una actividad humana y a la vez constituye un instrumento para encontrar el conocimiento de la verdad. A través de la filosofía podemos encontrar verdades profundas que -aunque el ser humano es capaz de filosofar- no todos lo hacen porque se requiere estar motivado y sentir la necesidad de descubrir y conocer diferentes verdades. 

El valor de conocer la filosofía y de filosofar es enmarcarse a la cultura donde se ha desarrollado. Se pueden tener diversas respuestas filosóficas para un mismo problema en diversas culturas y en diversas épocas. Una inspira a la otra y la primera sirve de base para la segunda y así sucesivamente y la verdad va cambiando sin significar que las primeras fueron falsedades, se trataba de verdades para la época. 

La naturaleza del ser humano es conocer la verdad y por eso nuestro permanente filosofar de lo que se nos presenta en cada momento, bajo el solo objetivo de hacer más humana nuestra propia existencia para desarrollarnos y hacerla fermentar en las sociedades. Filosofar es útil y necesaria mientras exista la vida en común, se trata es encontrar verdades para problemas comunes que sean transformadas de manera colectiva, de manera que cambien el mundo para tener sociedades más justas, aunque a veces estas verdades jamás sean halladas.

Hasta la próxima semana.

Luis Felipe Polo
Luis Felipe Polo

Doctor en Teología, Magister en Administración de Empresas y egresado de la carrera de Derecho. Rector Magnífico de la Northern International University y Presidente del Instituto de Innovación y Desarrollo Humano. Autor de libros, ensayos y artículos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Alegría vs. felicidad

Alegría vs. felicidad

Desde el año 2010 cada 1ro de agosto se celebra el “Día Mundial de la Alegría” que sirve para reflexionar sobre la importancia de tener presente ese sentimiento en cada momento de la vida y su poder transformador. Por otro lado, desde el año 2012 cada 20 de marzo se celebra el “Día Internacional de la Felicidad” que fue instituido por las Naciones Unidas, para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.