La importancia de aprender a pensar a través del aprendizaje de la Historia

por | Ago 6, 2021 | Opinión | 0 Comentarios

“El más fuerte no lo es jamás bastante, para ser siempre el amo o señor, si no

transforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber[1]


[1] Rousseau (1985:90)


El trabajo docente con la niñez y juventud, en el Sistema Educativo Nacional y Superior hace más daño cuando no se le brinda confianza en sí mismo que la incapacidad física, es necesario hacerles ver la importancia de sentirse responsables, hacerse cargo de su situación, de asumir riesgos por su cuenta desde acciones prácticas hasta tener un pleno conocimiento de la historia. Muchos de nosotros nos hemos situado en desventaja y nos hemos convertido en victimas a través de los sistemas de falsas creencias. 

Es posible que resulte algo perturbador para el estudiantado, cundo se empeñe en conocer en profundidad la verdadera historia del país, lo que permitirá ejercer su propia voluntad, no permitiendo que los demás piensen por él, constituyendo un estilo de vida digna, identitaria y satisfactoria por completo. No necesita convertirse en un insurrecto, sólo erigirse en un ser humano que le dice al mundo: “yo me siento orgulloso de quien soy, y resistiré todos los inatentos de todo aquel que pretenda impedirlo”  

La libertad de recorrer sin trabas los terrenos vitales de la historia guatemalteca, permite que el estudiantado adopte todas las disposiciones conforme a sus preferencias, el quid estriba en que los individuos les asiste el derecho a determinar la forma en que quiere desarrollar su vida, y en que, tanto el ejercicio de este derecho no vulnere los derechos de la otredad. Cualquier persona o institución educativa que interfiera y pretenda controlar por la fuerza la imposición de la historia se le debe considerar un ente avasallador. 

Está demostrado que son los cursos de historia a los que el estudiantado no le presta la atención necesaria, por lo tanto, no ejerce reflexión y valoración, en este sentido no desarrolla las aptitudes necesarias para la construcción de pensamiento crítico y creativo, para llegar a un alto nivel de discernimiento, que le permita vivir como un acontecimiento único, aislado de las enajenaciones globalizantes. 

Enseñar a pensar al estudiantado requiere un compromiso de la comunidad educativa, desarrollando habilidades y estrategias de pensamiento para el aprendizaje integral, para ello se requiere algunos supuestos básicos: a) revisar los contenidos vertidos en el currículum; b) la organización de la información según el contexto; c) la reflexión sobre lo aprendido por el estudiantado o metacognición y d) la aplicación de lo aprendido en la vida. 

El actual modelo educativo es depredador sistemático y destructor de identidades, que se acopla a las exigencias fáusticas que destruyen la vida del estudiantado, que no deja la autodeterminación y la satisfacción de accionar sus propios mandos personales, haciéndolo victima de la dictadura de terceros.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *