La gestión de datos, información, conocimiento y sabiduría en el proceso de aprendizaje.

por | Jul 16, 2021 | Opinión | 0 Comentarios

“El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo. En la escuela son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque aliento. Ni tampoco hay escuelas que encuentren, su contraescuela. 

Galeano, Eduardo.  (1998)

El Sistema actual del aprendizaje basado en la desesperanza de los imaginarios, sin articulación, creciente polarización y exclusión, con una franca segmentación del trabajo, con la imposición de la aceleración de las comunicaciones digitales hegemónicas. Parece que definitivamente está conduciendo a un mundo donde la competencia y el mercado se han transformado en productores de nuevos significados y en constructores de nuevas subjetividades en los procesos educativos de las nuevas generaciones. 

La falta de un proyecto emancipador que se proyecte hacia formas de articulación de nuevas subjetividades fortalezca la diversidad y el diálogo de saberes, el riesgo continuara, siendo luchas estériles de involución democrática. La educación tiene un gran reto en el terreno ético-cultural a través de la construcción de alternativas que velen por la vida humana y la naturaleza. Insistimos que el modelo impuesto supone destrucción, y exclusión de la vida del Ser humano, así como la destrucción de la naturaleza, a la cual hoy somo totalmente indiferentes. Se trata de un modelo lineal y acumulativo, ignorando el sistema circular que dejaron nuestros abuelos y abuelas. 

Estamos ante la colonización del mundo de la vida, neutralizando toda forma de vida cotidiana del estudiantado, la intencionalidad es clara, enseñar a leer, escribir, operaciones básicas, diseñar, manejar máquinas y tecnología, sin dejar de hacerlo de forma ordinaria, que no tenga la posibilidad de ver más allá de su rutina diaria, incapacitándolo para continuar con su formación. 

La imposición del pensamiento único apunta a la construcción de un sentido común, legitimado, aceptado por la sociedad como algo natural e inmodificable, fortalecido por nuevas patologías que se ligan a la violencia, exclusión, terror, identidad autodestructiva, represión, competitividad desleal, alteridad del dialogo, por lo que, la sociedad será solo del espectáculo con una conducta pasiva y contemplativa, una sociedad sobresaturada de imágenes. El momento actual demanda una redefinición de los enfoque y prácticas de la denominada sociedad del conocimiento, pues estar informado no es lo mismo que estar comprendiendo. Información no es sinónimo de conocimiento. Conocimiento no es “algo” que se puede producir, empacar, vender, adquirir, transferir, absorber. Uno conoce o comprende una cierta realidad cuando percibe relaciones (que antes no percibía) entre cosas aparentemente desconectadas entre sí, y asume dicha asociación como una verdad sobre qué es y cómo funciona dicha realidad. A partir de este conocimiento, de esta comprensión, uno toma decisiones y realiza acciones para transformar la realidad que le interesa.

Rene López
Rene López

Maya K»iché, doctor en educación, investigador, docente universitario de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Centro Universitario de Sur Occidente, docente de maestrías del Centro Universitario de San Marcos, del Centro Universitario de Occidente y de la Facultad de Humanidades del Campus de Quetzaltenango de la Universidad Mariano Gálvez.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Alegría vs. felicidad

Alegría vs. felicidad

Desde el año 2010 cada 1ro de agosto se celebra el “Día Mundial de la Alegría” que sirve para reflexionar sobre la importancia de tener presente ese sentimiento en cada momento de la vida y su poder transformador. Por otro lado, desde el año 2012 cada 20 de marzo se celebra el “Día Internacional de la Felicidad” que fue instituido por las Naciones Unidas, para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.