La formación y profesionalización tarea permanente de la Universidad

por | Ago 27, 2021 | Opinión | 0 Comentarios

La fundamentación de la formación permanente para todos los estamentos sociales de Guatemala se hace derivar, de los constantes cambios y transformaciones de las cualificaciones exigidas para entender y conducir los cambios sociales, culturales, políticos y económicos. Estas cualificaciones, deben estar encaminadas a dominar las relaciones interdependientes, complejas y abstractas de la vida.
Las universidades deben ser instituciones educativas de primera formación científica, asumiendo las tareas de investigación, academia y extensión. Para ello no tendría que realizar tareas domésticas, pseudo- científicas y comprometedoras con el conocimiento, para ello, se requiere realizar profundas reformas universitarias.
Las universidades desde su autocomprensión científica, debe revisar sus políticas, sus fines, competencias, planes en el ámbito académico, de investigación y extensión. Así mismo, debe elevar el nivel de Administración Educativa Superior, la cual no es ajena a la Administración Pública del país.
Es una obligación para la Universidad hacerse cada día más consciente de su obligación social, evitando la ya acción normalizada de la comunidad universitaria hacia la tendencia aislacionista de todas las disciplinas académicas. La formación universitaria ha sacado provecho ante la crisis de la sociedad y constantemente abusa de quienes requieren de los servicios profesionales. Utilizando el artilugio “Toda consulta es pagada”
Toda Universidad debe estar obligada a brindar ofertas a los estamentos más desposeídos del país, brindado servicios académicos y formación científica- social, no se trata de trasmitir contenido y de ver al estudiantado como recipientes o receptor, antes bien, se trata de la reinvención del ser humano en la construcción de su autonomía, implementado metodologías para la resolución de problemas complejos y situaciones de la vida.
Es una labor creativa que no puede lograrse en modo alguno sin la colaboración de la comunidad universitaria, autoridades, administrativos, docentes, estudiantes, egresados y personal de servicio, es una tarea de relevante fuerza transformadora. Es la traslación del saber, altamente especializado, formalizado en la acción educativa a la comprensión de los individuos que se desfiguran y se descomponen cuando el santuario que el ser humano es asaltado por cualquier acción de presión, opresión y represión.
La responsabilidad social de la Universidad es atender al estudiantado más desposeído, el marginado y olvidado. Se deben crear ofertas académicas de formación permanente, implementando cursos de estudio para las nuevas generaciones que responda a los contextos de la Nación.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *