‘A cielo abierto’: una apuesta para reactivar el sector gastronómico en Bogotá

Sep 4, 2020 | Actualidad, Internacionales, Noticias, Portada | 0 Comentarios

Ángela Margarita Sepúlveda, propietaria de una franquicia de alimentos en Bogotá, ya no podía más con los pagos de los alquileres de los locales donde están ubicados sus negocios. Aunque los primeros meses de la pandemia, los arrendatarios aliviaron un poco a carga, recientemente debía pagar los alquileres completamente.

Esta emprendedora le contó a la Voz de América que no llegó al punto de tener que cerrar sus locales, ni dejó de pagar la nómina de sus cuatro empleadas. Impulsa su negocio desde hace unos seis años y es la herencia que le quiere dejar a sus hijos, explicó.

Su esperanza ahora está en función de la reapertura de restaurantes y locales gastronómicos en vigor desde esta semana por decisión del gobierno nacional. Además la anima la nueva estrategia ‘A cielo abierto’, una iniciativa de la Alcaldía de Bogotá que favorece a negocios como el de ella.

“Para nosotros es algo maravilloso porque consideramos que es abrirle las puertas al comercio y a nosotros como franquiciados para poder recuperarnos un poco y así ayudarnos y seguir adelante todos unidos”, dijo Sepúlveda.

Esta opinión la comparte Paola Valderrama, jefe de servicios de una restaurante bar de una zona gastronómica de Bogotá, quien dice que las expectativas son muy altas.

“Es una gran apertura para que todas las personas del gremio podamos demostrar todo el esfuerzo que hemos imprimido estos meses, organizando todos los protocolos, organizando el equipo las instalaciones, para que podamos compartir todos de manera segura y poder volver a activarnos económicamente”, afirmó a la VOA.

Confiesa, sin embargo, que debieron recortar el personal. Dijo además que la cuarentena les generó un espacio para poder organizar el lanzamiento de una nueva cerveza, así como para capacitar a algunas personas, organizar los locales y volver con más fuerza.

La nueva estrategia

“A Cielo Abierto” es una apuesta liderada por la Alcaldía de Bogotá en cabeza de la Secretaria Distrital de Desarrollo Económico, la Secretaria de Gobierno Distrital, el Instituto Distrital de Turismo y representantes del sector gastronómico.

Carolina Durán, secretaria de Desarrollo económico de la Alcaldía de Bogotá, le explicó a VOA Noticias que Bogotá ‘A cielo abierto’ significa “tomarse los espacios públicos de la ciudad de manera gratuita y, por ahora, temporal, hasta enero, para que en este caso, los restaurantes puedan poner mesas al aire libre”.

“Esto es un (plan) piloto con carácter de permanencia donde vamos a peatonalizar, pacificar y cerrar mas de 100 calles en Bogotá para que la gente las disfrute al aire libre”, agrega.

El objetivo es reactivar el sector, pues según la secretaria, el desempleo en la ciudad está superando el 20% y la actividad gastronómica potenciará la economía y cerrará “la brecha de la feminización de la pobreza, gracias al COVID”.

El jueves, arrancó la estrategia en 22 zonas de 7 localidades de la ciudad, pero cada 8 días se sumarán nuevos sectores.

Según Durán, el proyecto está inspirado en modelos europeos y asiáticos, y de ciudades como Singapur, Nueva York, Madrid y Londres, “donde se vive al aire libre, se come al aire libre, inclusive en invierno. Lo que hacemos es un poco a poco es adecuarla a las realidades de los andenes y los espacios públicos de la ciudad de Bogotá”.

Señaló además que en una de las plazas públicas y centro gastronómica de Bogotá, llamada La Perseverancia, se colocó una estructura elaborada por la Sociedad Colombiana de Arquitectos, que según la secretaria, es única en Latinoamérica: “Son cuatro pisos al aire libre para habilitar las mesas, es plegable y … es una estructura que nos va a permitir desde hoy comer al aire libre, pero hacer un aforo de 18 mesas más”.

Para el desarrollo logístico, la Alcaldía delegó a Gerentes de Zona para realizar las pruebas piloto. Una de ellas es Amparo Castilla, gerente del tramo de Usaquén, quien explicó que ‘A cielo abierto’ es una estrategia en la que se viene trabajando desde hace cuatro meses “con el fin de dar un dinamismo a la industria gastronómica y a toda la cadena productiva”.

Afirmó que es un incentivo para los restaurantes que actualmente solo pueden albergar un aforo del 25% en su interior, por disposiciones de las autoridades colombianas. “Estos espacios van a compensar la venta de ese disminuido porcentaje de ventas que van a tener adentro de los locales”.

Otro beneficio “es la posibilidad de también amainar psicológicamente a todos los ciudadanos, porque el aislamiento obviamente que nos ha pegado duro en el tema afectivo”.

Por ejemplo, Vanessa Posada, quien visitó uno de estos espacios, dijo que “es muy bonito después de seis meses de confinamiento, ver las empresas, la gente en movimiento, poder, así sea a la distancia respectiva, compartir con más personas, sentarse a tomar un café tranquilo no pasaba hace seis meses”.

Germán Gómez, por su parte, le contó a la VOA que se sintió feliz de visitar estos lugares. “Me siento pleno y, para rematar, con un día soleado, lleno de color delicioso, delicioso”.

Ambos dijeron que se sentían seguros, a pesar de la pandemia, puesto que evidenciaron la práctica de los protocolos de bioseguridad.

Protocolos y medidas en la nueva normalidad

Amparo Castilla explicó que, en este espacio a cielo abierto, las mesas deben tener un distanciamiento de dos metros. “Vamos a servir espalda con espalda, solamente hasta cuatro personas. Es preferible que haya una cita previa para el restaurante. No va a haber cartas que puedan manipularse. En lo posible, estamos trabajando que nadie tenga un celular que es una de las fuentes de contagio más altas”.

La gerente de zona afirmó que “los alimentos van a llegar cerrados a la mesa” y compartirán hasta cuatro personas en cada mesa.  “Son sitios sumamente aireados, sumamente asoleados y sumamente abiertos para que tengamos un menor riesgo”, expuso.

Para que puedan participar en esta iniciativa establecimientos como cafés, cafeterías, restaurantes, gastrobares de la ciudad, -que son 48.000-, la secretaria explicó que deben inscribirse en la plataforma digital de reactivaciones económicas de la ciudad para ser capacitados en servicios a la mesa y cuidado de las cocinas con protocolos de bioseguridad. Las zonas pueden postularse y las autoridades locales se encargarán de verificar la viabilidad del proyecto.

El capitán Juan Sebastián Pérez Vargas, jefe del Grupo de Protección al Turismo y Patrimonio Nacional de la Policía Metropolitana de Bogotá, señaló que se está verificando que estos lugares cumplan las medidas, como el uso de tapabocas obligatorio, el distanciamiento social, la toma de temperatura al ingresar en cada uno de los establecimientos, la desinfección de manos y calzado.

“Los establecimientos que incumplan las normas ya decretadas se hace una suspensión de la actividad y se hace un cierre del tramo total de los que ya se están autorizados”, advirtió el capitán a VOA Noticias.

Con información de Karen Sánchez / La Voz de América

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *