El llamado de Juan Guaidó a un alzamiento de militares contra el régimen de Nicolás Maduro no ha prosperado. El presidente encargado reconocido por unos 50 países no consiguió quebrar el apoyo de las Fuerzas Armadas a quien considera un usurpador en la jefatura del Estado.

En Venezuela, la cúpula militar reiteró lealtad a Maduro y 25 insurrectos terminaron pidiendo asilo en la embajada de Brasil.

La diputada Manuela Bolívar, de Voluntad Popular, el partido de Guaidó, afirma que muchos militares no abandonan a Maduro porque pertenecen a un sistema: “Un sistema totalitario como éste se mantiene por la obediencia. (…) Tiene negocios de corrupción, tiene intereses económicos, tiene intereses ideológicos, y hay una gran masa que se mantiene por el miedo”.

¿Pero qué ocurre en las filas militares? Para Paul Tennassee, profesor de la Washington University, experto en Venezuela, el cuerpo militar no ha variado su fidelidad a Maduro y tiene razones de no hacerlo: “El problema es que los militares en las altas esferas creen que si el gobierno cae, ellos van a ser juzgados por Estados Unidos, que los está acusando de tráfico de drogas. Entonces no veo cuál es la salida para Guaidó. Creo que mientras el gobierno siga teniendo el apoyo de los jefes militares y si tiene recursos para mantenerse tres o cinco, seis meses, no vamos a ver ningún cambio salvo algunos activistas en la calle”.

Por su parte, el analista del Crisis Group Phil Gunson estima que hay parte de lo que ocurre en bambalinas que nadie conoce, pero que además existe una falta de estrategia por parte de quienes apoyan a Guaidó.

“Hay muchos elementos que realmente desconocemos. Estados Unidos insiste en que algunos militares de alto rango y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia se habían comprometido a ponerse del lado de Guaidó, y cuando sucedió lo que sucedió se echaron para atrás. No sabemos por qué se adelantaron los hechos, no sabemos si en realidad existían esos compromisos. Pero creo que hay un problema de diseño en el plan de la oposición: no basta con convencer a algunos oficiales de alto rango. Lo que hace falta es preparar una transición de verdad, en la que los militares institucionalmente jueguen un papel importante”, comenta Gunson.

Nicolás Maduro se felicitó al considerar que se había frustrado un golpe de Estado. Y entretanto, Guaidó aseguró que seguirá en las calles “hasta lograr la libertad”.

Con información de Radio Francia Internacional

A %d blogueros les gusta esto: