En Brasil, más de un centenar de playas han sido contaminadas por carburante en la región altamente turística del noreste. Todavía se desconoce el origen de esta contaminación. El ministro de Medio Ambiente acusó a Venezuela de ser responsable de la situación.

A principios de septiembre comenzaron a aparecer grandes manchas de carburante. El fenómeno se extendió gradualmente a toda la costa del noreste de Brasil, a lo largo de unos 2.000 kilómetros. En las playas, las operaciones de limpieza han eliminado más de 100 toneladas de petróleo.

Pero el impacto de la contaminación es significativo. Tortugas marinas fueron encontradas muertas y un centro de cría de estas tortugas ha suspendido sus operaciones. El turismo también podría verse muy afectado.

«Similitudes con el petróleo venezolano»

El miércoles, el ministro brasileño de Medio Ambiente Ricardo Salles dijo que este carburante era «muy probablemente» de origen venezolano. Se basó en un informe de Petrobras, la compañía petrolera de Brasil, según el cual las muestras recogidas en las playas tienen «similitudes con el petróleo venezolano».

PDVSA, la empresa petrolera estatal de Venezuela, niega estar en el origen de este misterioso derrame de petróleo. «Una acusación infundada», según Caracas, que afirma no haber sido informada de ningún incidente, ni en sus petroleros ni en sus plataformas.

La investigación se centra actualmente en todos los petroleros que han navegado recientemente cerca de la costa brasileña.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro está seguro de que se trata de «un acto criminal», y dice no tener ninguna duda sobre qué país es responsable.

Venezuela también es acusada por el presidente ecuatoriano Lenín Moreno de haber fomentado los disturbios que actualmente afectan al país. Siete gobiernos, incluido el de Brasil, lo apoyaron acusando a Caracas de hacer todo lo posible para «desestabilizar los gobiernos democráticos» de la región.

Con información de Radio Francia Internacional