La administración Trump solicitó al Congreso 4.5 mil millones de dólares en fondos de emergencia de inmediato para ayudar a abordar el aumento de la migración en la frontera sur de Estados Unidos, indicando que la situación ha abrumado los recursos gubernamentales.

De acuerdo con dos personas familiarizadas con el pedido, que hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público, la solicitud incluye 3.3 mil millones de dólares para alojamiento, alimentos y otros requisitos para los migrantes en custodia y $ 178 millones para tecnología de la información y otras necesidades, dijeron los funcionarios.

Otros 1.1 mil millones de dólares se destinarían al apoyo operacional, incluidos los gastos de personal, camas para los detenidos, transporte y trabajo de investigación sobre el contrabando.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, dijo el martes que el departamento se está quedando sin dinero en medio de un aumento en el número de migrantes que cruzan la frontera sur.

El presidente Donald Trump a principios de este año designó la afluencia de inmigración como una emergencia nacional, una declaración que le permitió redirigir más de 6 mil millones de dólares en gastos del gobierno a proyectos para construir un muro en la frontera, un compromiso central de su campaña presidencial de 2016.

La nueva solicitud de 4.500 millones de dólares se suma a la financiación para el muro, y según la administración Trump, es necesaria por el número récord de familias centroamericanas que buscan asilo en Estados Unidos, lo que limita la capacidad de los refugios para migrantes en ciudades fronterizas como El Paso, en Texas; y Las Vegas y las Cruces, en Nuevo México.

«Las agencias se están quedando literalmente sin fondos», dijo un alto funcionario de la administración a periodistas en una conferencia telefónica.

Cuando se le preguntó por qué la administración no usó fondos del muro para ayudar a pagar las necesidades humanitarias de los migrantes, un funcionario dijo que las autoridades presupuestarias no lo permitirían.

Los demócratas han culpado a la administración Trump por exacerbar la situación con sus políticas de inmigración de línea dura, mientras que Trump ha acusado a los demócratas de no detener el flujo de migrantes, en parte al no financiar su buscado muro fronterizo.

Trump también pidió a los militares que apoyen los esfuerzos de los funcionarios de la Patrulla Fronteriza y dijo a principios de este mes que tendría que aumentar las tropas en la frontera.

El Pentágono dijo la semana pasada que esperaba enviar alrededor de 300 soldados adicionales a la frontera con México, incluidos aproximadamente 100 cocineros que repartirían comidas, en una ruptura con su política anterior para evitar que las tropas entraran en contacto con los migrantes.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: