El científico chino He Jiankui, quien desató el año pasado una polémica mundial sobre ética al crear los primeros bebés genéticamente modificados, fue condenado este lunes a tres años de prisión y a pagar una multa.

Según reportó la agencia de noticias china Xinhua, He fue declarado culpable de practicar ilegalmente la medicina.

He Jiankui, era profesor adjunto de la Universidad de Ciencias y Tecnología del Sur de Shenzhen, cuando anunció en noviembre de 2018 el nacimiento de unos gemelos con el ADN modificado para que pudieran resistir al virus del sida que había contraído el padre.

Las acciones de He fueron rechazadas en China y el resto del mundo por la connotación ética de su investigación.

El veredicto señaló que He y dos ayudantes no habían obtenido sus calificaciones médicas, buscaron fama y fortuna, violaron deliberadamente las regulaciones chinas sobre investigaciones científicas y cruzaron la línea ética en medicina e investigación.

He deberá pagar también una multa de un equivalente a 430.000 dólares, mientras que sus dos colaboradores, Zhang Renli y Qin Jinzhou, recibieron sentencias menores.

Las dos gemelas, conocidas por los seudónimos Lulu y Nana, siguen siendo anónimas y se desconoce su paradero.

Con información de La Voz de América