Por Henry Popá |

Este Miércoles de Ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma — Tiempo litúrgico de preparación de la Pascua de Resurrección, desde el Miércoles de Ceniza hasta el Jueves Santo, y que se caracteriza por ser un período de penitencia, según la Real Academia Española—, decenas de feligreses católicos acuden a las iglesias en Xela para participar en eucaristías y en la imposición, en la frente, de la cruz de ceniza.

La imposición de ceniza es un acto de arrepentimiento y conversión, según autoridades de la Catedral del Espíritu Santo, zona 1 de Xela.

La acción de colocar la cruz de ceniza significa reconocer la fragilidad y mortalidad, y según sacerdotes, se basa en el versículo bíblico: “Acuérdate que eres polvo y en polvo te has de convertir”, que se encuentra en el Antiguo Testamento (Génesis 3:19).

Las cenizas que se imponen este Miércoles de Ceniza se obtienen de la quema de los ramos de palmas utilizados, el Domingo de Ramos, del año pasado.

Este día, en la Catedral del Espíritu Santo, las eucaristías serán a las 10, 12, 16 y 18.15 horas.