Por Fernando Castellanos |

Este miércoles murió el médico, Henry Berrisford Stokes (derecha en la fotografía), originario de Los Amates, Izabal, quien fue el pionero de la neurocirugía en Centroamérica.

Berrisford obtuvo el premio Hillman al mejor profesor de medicina, en 1973, el cual le entregó la Universidad Vanderbilt, Nashville, Tennessee, Estados Unidos.

Él fue uno de los miembros fundadores y primer presidente de la Asociación Guatemalteca de Ciencias Neurológicas y la Cooperativa de consumos y Servicios Neurológicos, presidente de la Asociación Guatemalteca de Medicina del Sueño y la Asociación Guatemalteca de Neurofisiología.

Berrisford fue jefe del Departamento de Neurología, en el Hospital General San Juan de Dios de Guatemala, cargo que ocupaba desde 1975.

Aparte de ser médico, fue un ávido fanático del deporte, en especial del futbol. Él integró el equipo profesional de fútbol de la Universidad de San Carlos, en 1962.

Debido a su liderazgo, fungió como capitán de la Selección Nacional de Fútbol de Guatemala y por sus logros y aportes le fue entregada la Orden del Quetzal por sus méritos deportivos, en 1967, cuando la selección que integraba ganó el torneo de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Norceca).