El ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, viaja a Washington para reunirse este martes con autoridades del gobierno de Estados Unidos y hacer un balance de los resultados obtenidos a partir del acuerdo firmado el 7 de junio en materia migratoria.

Previo al encuentro que se realizará en la Casa Blanca el canciller mexicano informó que gracias a diversas acciones emprendidas se logró reducir el flujo de migrantes en un 56 por ciento entre mayo y agosto.

El secretario de Relaciones Exteriores detalló que el número de personas detenidas en la frontera sur de Estados Unidos pasó de 144.266 en mayo a 63.989 en agosto.

Añadió que la implementación del programa ‘Sembrando vida” en el sureste mexicano emplea a 4.300 migrantes, mientras que otras 1.059 personas laboran en la frontera norte de México.

El funcionario federal dijo que no esperan una nueva amenaza arancelaria ni tampoco aceptarán que México se convierta en Tercer País Seguro.

“Nosotros desde un principio les dijimos que eso es inaceptable para nuestro país, no lo vamos a hacer, el argumento nuestro fue: hay una estrategia propia mexicana que puede dar resultados y no estamos dispuestos a implementar ese tercer país seguro; la estrategia mexicana está funcionando, tienes una reducción en tres meses de más del 56 por ciento, no consideramos que el tercer país seguro sea aceptable para México y menos aún con los resultados que se tienen”.

El canciller precisó que han sido desplegados en el norte y en el sur 25.451 elementos de la guardia nacional para apoyar tareas de migración.

“Solamente tenemos noticia de siete quejas ante la Comisión de Derechos Humanos que están en integración”.

Se dio a conocer que la Fiscalía General de la República ha vinculado a 357 personas por el delito de trata de personas.

Con información de Sara Pablo / La Voz de América