A las afueras de la embajada de España en Caracas, el líder opositor venezolano Leopoldo López afirmó que lo ocurrido el 30 de abril no fue un golpe de estado, sino que simplemente los «venezolanos y venezolanas decidieron cumplir con su obligación (…) de contribuir para la restitución del orden constitucional».

El expreso político se dirigió a la prensa después de 5 años detenido. Con firmeza, señaló que el deber de todos los militares y todos los civiles es contribuir con el cese de la usurpación e hizo un llamado a todos los venezolanos a no perder la esperanza: «La esperanza es lo único que no podemos perder porque eso es lo que ellos buscan, la dictadura, que nosotros perdamos el espíritu de lucha».

«Cuando yo llegué a la cárcel, supe que el terreno de la lucha para mí había cambiado», agregó, refiriéndose a que no se puede bajar la guardia y que los venezolanos deben continuar trabajando juntos para lograr el cese de la usurpación.

Este mismo jueves, el Tribunal Supremo de Justica del país le revocó la libertad condicional que gozaba desde hace dos años y ordenó su detención. “Yo no quiero volver a la cárcel. La cárcel es un infierno. Pero yo no le tengo miedo a la cárcel”, afirmó.

Cuando se le preguntó por el apoyo y la intervención internacional, señaló que están de acuerdo con la cooperación de todos los países, «en todos los terrenos, siempre bajo la constitución y alternativa internacional (…) Nosotros no vamos a parar y la comunidad internacional no nos va a dejar solos».

Incluso, dijo que ha recibido llamadas de presidentes de diferentes gobiernos y de representantes, pero no se refirió a cuáles exactamente.

«El mensaje (que le han hecho desde el exterior) ha sido muy claro: no los vamos dejar solos y se lo digo a los venezolanos: no los vamos a dejar solos», puntualizó.

El siguiente paso, dijo, es continuar con el cese la usurpación que, espera, se dé en cuestión de semanas, y la preparación para la fase de transición y recuperación de Venezuela.

Reveló que tuvo reuniones militares de alto rango en su casa. “Claro que van a venir más movimientos del sector militar”, afirmó.​

Por otro lado, cuando se le preguntó por las declaraciones del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acerca de que el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, estaba listo para abandonar el país, pero fue disuadido por Rusia, López señaló: «Me imagino que es cierto; no creo que vaya a mentir, ¿verdad?».

El líder opositor apareció la madrugada del martes junto al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, y un grupo de militares en su llamado al «cese definitivo de la usurpación». López fue detenido en 2014 por liderar una ronda de protestas antigubernamentales.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: