Millones de personas se preparan con gran expectativa para el tercer debate televisivo demócrata programado en Houston para la noche de este jueves.

Diez preandidatos demócratas, -de 20 que siguen en la carrera por la nominación para enfrentar al presidente Donald Trump en las elecciones del 2020-, se verán cara a cara este jueves.

Inmigración, el control de armas, el cambio climático y las relaciones exteriores y econónicas con países como China, están en el centro de la atención de los votantes.

El debate de tres horas es el primero desde finales de julio. Tendrá lugar en la Universidad de Texas Southern, un centro estudiantil con historia para las minorías afroamericanas. Una comitiva de estudiantes estuvo inmersa en la organización del evento, al que están invitados unos 600 alumnos. Al menos 1.700 más seguirán el debate a través de una pantalla gigante instalada en la universidad.

Es la primera vez que estarán en el mismo escenario Bernie Sanders y Elizabeth Warren. Ellos lideran las encuestas detrás del exvicepresidente Joe Biden, que va al frente y también estará esta noche en el debate.

Expertos esperan que Sanders y Warren podrían establecer un eventual pacto secreto para defenderse del resto de los precandidatos o simplemente optar por atacarse esta noche.

El profesor asociado de la Universidad de Carolina del Norte que se especializa en debate y oratoria, Christian O. Lundberg, dijo que «cambiará la dinámica significativamente tener a todos los contendientes en el mismo escenario».

«Biden realmente tendrá que demostrar cierto dominio de los detalles y de la etapa de debate, y buscará dejar una marca real allí», dijo Lundberg a la VOA. «Y luego hay todo tipo de lugares interesantes donde los candidatos tendrán que hacer distinciones entre ellos».

Es probable que el debate sobre la atención médica sea polémico.

Tanto Sanders como Warren respaldan un programa de seguro de salud administrado por el gobierno, común en algunas otras democracias occidentales, y que llaman Medicare para Todos, una expansión del programa de seguro de salud existente en EE. UU. para los estadounidenses que son adultos mayores.

Biden, por su lado, apoya más cambios incrementales para mejorar las políticas nacionales de salud adoptadas en la época en que fue el número dos en el gobierno de Barack Obama.

El plan de atención médica, conocido popularmente como Obamacare, agregó a millones de personas, pero no a todos, a las listas de seguro médico para ayudarlos a pagar sus gastos. facturas médicas.

Houston y las expectativas en tercer debate

El alcalde Sylvester Turner dijo que ser la sede de este debate es importante para Houston. Dijo a medios locales que «es bueno tener esa atención nacional. Todo el mundo estará mirando a Houston y se darán cuenta de lo que todos nosotros ya sabemos, que Houston es una gran ciudad llena de diversidad».

Turner señaló que le gustaría escuchar un plan concreto en el debate sobre inmigración y sobre el comercio y la relación con China, así como con otros países.

Houston, la capital energética del mundo, también quiere escuchar hablar de ese tema.

Las autoridades locales han dicho que están apoyando los preparativos de seguridad para el evento.

Las encuestas

Biden lidera las encuestas con un 30% de apoyo. Warren, senadora de Massachusetts y Sanders, de Vermont, están a unos 10 puntos porcentuales de Biden a nivel nacional.

Los otros siete precandidatos del debate del jueves son: Kamala Harris de California, Cory Booker de Nueva Jersey, Amy Klobuchar de Minnesota, Pete Buttigieg de Indiana, el exsecretario de vivienda de Estados Unidos, Julian Castro, el excongresista de Texas Beto O’Rourke y el empresario Andrew Yang.

Con información de La Voz de América