Texto cortesía de ©Fototeca Digital Quetzaltenango 

El domingo 30 de marzo de 1930, hace 89 años, fue inaugurado y entró oficialmente en funcionamiento el “Ferrocarril Eléctrico Nacional de Los Altos”.

En 1891 se iniciaron los estudios del área para poder decidir qué tipo de ferrocarril seria el adecuado, propusieron un ferrocarril con cremallera, como los que se habían construido en Venezuela y Brasil.

Foto Tomada de Google

La construcción se inició en 1,899 pero tuvo diversos inconvenientes, económicos, políticos, la Primera Guerra Mundial, etc.

Un segundo comité propuso en 1,920 que fuera un ferrocarril de tracción eléctrica, el gobierno aprobó el proyecto y para financiarlo decreto un impuesto de 3 pesos (5 centavos) a cada botella de aguardiente que se vendiera en el país.

En 1,924 se firmó el contrato con la empresa alemana AEG: Allgemeine Elektricitäts Gesellschaft (Berlín) para construirlo.

Para proporcionar la energía que impulsaría el ferrocarril en su trayecto de casi 45 kilómetros entre Quetzaltenango y San Felipe Retalhuleu, se construyó la Hidroeléctrica de Santa María De Jesús, Zunil, con una potencia de 12,000 caballos de fuerza, se construyeron 6 carros para pasajeros, numerados de la siguiente forma: los de Primera Clase, 1 y 2, Segunda Clase 3 y 4 y Tercera Clase 5 y 6; y 9 carros de carga del 101 al 109, con una capacidad de 15 toneladas cada uno.

El Ferrocarril de Los Altos impuso un record mundial en esa época, al superar unas pendientes con hasta nueve grados de inclinación.

El martes 12 de marzo de 1930, se realizó el viaje de reconocimiento, al que fueron invitados diferentes personajes, funcionarios y varios periodistas, durante el viaje en las pendientes muy inclinadas fueron activados varias veces los frenos de emergencia, para que los invitados comprobaran la seguridad del ferrocarril, debido a que el mismo había sido criticado por funcionarios del IRCA, quienes indicaban que era peligroso.

Estación del Ferrocarril de Los Altos

El domingo 30 de marzo de 1,930 en medio de una gran algarabía, tanto en San Felipe Retalhuleu como en Quetzaltenango; se inaugura y entra en funcionamiento del «Ferrocarril Eléctrico de Los Altos» en esta ciudad se realizaron desfiles en los que participaron estudiantes de diferentes establecimientos educativos, como también los trabajadores del ferrocarril.

La estación central, las calles cercanas, como las vías de acceso del ferrocarril hacia dicha estación, fueron abarrotadas por la población quetzalteca y del occidente quienes presenciaron este acontecimiento.

Para celebrar este gran acontecimiento, logro del esfuerzo y pujanza de los quezaltecos, Domingo Bethancourt compuso una melodía a ritmo de Fox-trot, titulada: “Ferrocarril de Los Altos”, Correos de Guatemala, emitió 3 sellos postales con valores de 2, 3 y 5 centavos.

El presidente de esta época, fue el General Lázaro Chacón.

Tristemente este Ferrocarril únicamente funciono casi tres años y medio, ya que en septiembre de 1,933 un temporal dañó parte de la vía férrea, entre ellos 2 puentes cortos, la población quetzalteca ofreció los fondos y mano de obra voluntaria para repararla, pero, el gobernante de turno, Jorge Ubico, se negó, despidió a todos los trabajadores del Ferrocarril, incluso proceso a los que se ofrecían como voluntarios para reparar la vía. Posteriormente el Ferrocarril fue desmantelado, gran cantidad de los rieles fueron utilizados como postes para el tendido eléctrico de la región.