Cuatro nuevos legisladores demócratas que reportaron condiciones deplorables en centros de detención para migrantes serán el centro de atención en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos el viernes.

La audiencia de la Comisión para la Supervisión y Reforma del Gobierno llega en el contexto de que numerosas familias, menores de edad y otros migrantes al entrar desde México han abrumado las capacidades de las autoridades estadounidenses para alojarlos debidamente.

También en medio de la batalla política de republicanos y demócratas sobre el tratamiento que reciben los migrantes. Las cifras más recientes indican que la llegada de nacionales de otros países a suelo estadounidense superó la cifra de 100.000 mensualmente.

La controversia se da incluso entre los demócratas, cuando los progresistas acusan a los moderados de ser demasiado dóciles ante los republicanos sobre el tema.

La representante por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, es una de cuatro congresistas que se presentan a la audiencia el viernes.

Todos son parte del grupo que visitó las instalaciones en Texas la semana pasada. Una instalación de El Paso fue motivo de críticas, debido a que según los legisladores había numerosas mujeres abarrotadas en una celda sin agua corriente.

“Era palpable, cuando uno camina dentro de esa celda, uno siente el sufrimiento, el trauma y el miedo”, dijo el jueves la representante Ayanna Pressley.

Los demócratas acusan al presidente Donald Trump y a los republicanos de aplicar políticas crueles hacia los migrantes intencionalmente, a fin de desanimar la inmigración ilegal.

Trump sostiene que algunos migrantes que han salido de Centroamérica “viven ahora mucho mejor” en los centros de detención. Explica que estos centros “son administrados maravillosamente”.

Pero legisladores, abogados, periodistas e incluso inspectores del propio gobierno han reportado condiciones insalubres.

Con información de La Voz de América