Pedro*, una de las víctimas de los ladrones en La Esperanza, Quetzaltenango, perdió más de Q40 mil luego que delincuentes saquearan su negocio donde vendía accesorios para vehículos. El afectado dijo que ahora tendrá que cerrar su negocio.

«Todo se lo dejo a la mano de Dios, el Ministerio Público dijo que iban a buscar a los ladrones, pero ahora me toca cerrar. Vine de Totonicapán para instalar mi negocio y así salir adelante», dijo el afectado mientras sacaba los mostradores, que fue lo único que dejaron los ladrones.

El lunes, desconocidos robaron en cuatro negocios, dos en Xela y otros dos más en La Esperanza, uno de ellos, el local de Pedro, en la zona 3. Los otros comercios afectados fueron dos ventas de Pollo Granjero y una oficina de trámites, las pérdidas en los cuatro hechos se estiman en más de Q70 mil.

*Nombre supuesto

Con información de Erick Colop