Un científico mexicano residente en Singapur fue arrestado esta semana en Miami, Florida, y acusado de cometer actos de espionaje en Estados Unidos por órdenes de Rusia.

Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, un microbiólogo doctorado en Rusia y Alemania, fue detenido el domingo en el aeropuerto internacional de Miami, cuando se disponía con su esposa mexicana a abordar un vuelo hacia Ciudad de México.

Un comunicado del departamento de Justicia explicó que Cabrera fue acusado de actuar dentro de Estados Unidos a favor de un gobierno extranjero sin notificar al Fiscal General.

El arresto tuvo lugar después de un extraño comportamiento de Cabrera para localizar un automóvil de una fuente del gobierno estadounidense para obtener el número de la placa y la ubicación de la persona y el vehículo.

Según las autoridades estadounidenses, el gobierno ruso habría reclutado a Cabrera el año pasado y en una reunión en Rusia este mes le dio las instrucciones para encontrar el automóvil.

El comunicado explica que el científico mexicano forzó su entrada a un estacionamiento de Miami donde un guardia de seguridad sorprendió a su esposa tomando una fotografía del vehículo buscado.

Esta foto apareció en la carpeta de fotos “recién eliminadas” del teléfono de la esposa al ser inspeccionado por un miembro del Servicio de Aduanas en el aeropuerto.

El acusado admitió que él le había encargado que la tomara. Cuando el oficial revisó su teléfono móvil, encontró la misma foto y mensajes de textos con el funcionario ruso que revelaron que él “inició y dirigió las reuniones”.

La agencia AP reportó que Cabrera es oriundo del estado mexicano de Oaxaca, donde es considerado un benefactor y ocupa puestos en al menos dos universidades prestigiosas.

El alcalde Hazael Matus dijo a la AP que el científico ha ayudado a organizar proyectos científicos en su ciudad de El Espinal y había sido considerado candidato para un Premio Nobel de Medicina.

También está registrado como profesor adjunto en la escuela de medicina operada de manera conjunta por la Universidad de Duke y la Universidad Nacional de Singapur.

No está claro por qué un científico mexicano con residencia en Singapur podría haber sido elegido para la misión encomendada por Rusia.

Una audiencia preliminar está programada para el viernes 21 de febrero en Miami y la lectura de cargos para el 3 de marzo.

Con información de La Voz de América