Los actos del presidente en disputa Nicolás Maduro en Venezuela no corresponden a un mandato «legítimo» ni a «un servidor del pueblo», dijo el martes el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jonh Bolton, quien volvió a advertir a los gobiernos que lo apoyan en su afán de seguir en el poder.

«Mandamos una señal a los (países, personas) que quieran hacer negocios con el régimen de Maduro: procedan con extrema cautela (…) no hay necesidad de arriesgar su interés de negocios en EE.UU. por apoyar a un régimen corrupto y moribundo», dijo Bolton en un discurso en Lima, Perú, donde se celebra la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela.

El evento en Lima, que reúne a representantes de más de 50 naciones que respaldan al gobierno encargado que lidera Juan Guaidó, busca ejercer más presión sobre Maduro, a pocas horas de que el presidente Donald Trump firmara una orden ejecutiva de implementación inmediata.

A partir de ahora, los bienes en suelo estadounidense pertenecientes al estado venezolano están bloqueados y no pueden transferirse, pagarse, exportarse, retirarse ni negociarse de otra manera, según lo ordenado por Trump.

En su discurso Bolton, -quien ha sido clave junto a otros funcionarios de alto rango de Estados Unidos en señalar las fallas de Maduro y presionar por su salida-, apuntó otra vez a Cuba, por apoyar al dirigente socialista en momentos en que el país sucumbe en medio de la severa crisis política, económica y social.

Bolton dijo que Maduro «usa escuadrones de la muerte, entrenados y equipados por Cuba, para secuestrar, encarcelar, torturar y matar».

Aludió a cómo Maduro ha dejado caer en picada el salario mínimo de los trabajadores, haciendo que las familias busquen alimentos en la basura y recordó cómo impidió meses atrás la entrada de ayuda humanitaria consistente en comida y medicamentos donada por Estados Unidos y otros países.

También dijo que el gobierno en disputa ha «politizado» un programa de alimentos subsidiados a fin de imponer «controles sociales».

«Estos no son los actos de un presidente legítimo o un «servidor del pueblo. Las atrocidades son los actos de un dictador brutal», sentenció Bolton.

La influencia de Rusia, China y Cuba

En su discurso el martes, Bolton volvió a apuntar a gobiernos aliados de Maduro, que se resisten a ponerse del lado de países que como Estados Unidos buscan una solución pacífica pero urgente a la situación deplorable que padece la nación petrolera.

Dijo, por ejemplo, que el gobierno de La Habana, es responsable de buena parte de lo que ocurre en la nación.

«Las fuerzas de seguridad e inteligencia de Cuba son el eje central de apoyo externo a este dictador. Estados Unidos está tomando acciones asertivas para romper los lazos entre Venezuela Cuba. Nuestras sanciones contra embarcaciones que transportan petróleo entre los dos países son solo el comienzo», indicó Bolton.

Explicó que el gobierno de China está ayudando a Maduro a instalar equipos para vigilar a los ciudadanos y para manipular a los medios de comunicación, a fin de que difundan «mentiras y propaganda».

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense dijo además en Lima que China argumenta contra la intervención extranjera en Venezuela, pero que en todo caso eso sería «un buen argumento para todos los militares cubanos y rusos y para que las fuerzas paramilitares abandonen Venezuela de inmediato».

«Tanto a Rusia como a China, decimos que su apoyo al régimen de Maduro es intolerable», advirtió Bolton.

En cuanto a China y Rusia expresó además que el interés que estas naciones tienen en Venezuela recae en la deuda que el gobierno en disputa de Maduro tiene con ellas. Actualmente, las dos potencias son los principales receptores de crudo venezolano.

Maduro, sus viejas tácticas y el apoyo a Guaidó

Bolton reiteró el apoyo de Estados Unidos al presidente encargado: «Estados Unidos ha dejado claro desde enero que nuestro la política es apoyar al presidente interino Guaidó, a la Asamblea Nacional elegida democráticamente y al pueblo venezolano».

«Nos hemos asegurado de que haya un camino constitucional para poner fin a la dictadura y garantizar que puedan realizarse elecciones libres y justas».

Expresó además que el diálogo de Barbados entre representantes de Guaidó y de Maduro, es solo parte de «las viejas tácticas» del gobierno en disputa, intentando demostrar que está interesado en la iniciativa, cuando, -asegura Bolton-, «solo está comprando tiempo».

Bolton pidió a los asistentes al evento en Lima «trabajar juntos para salvaguardar este hemisferio de la intomisión externa, que amenaza la paz y la seguridad regionales, la democracia y prosperidad».

«Hemos dejado claro que Maduro, los rusos y los cubanos no deberían hacer nada poner a más civiles inocentes en peligro, ni deberían represalias contra Juan Guaidó (…) el momento de actuar es ahora», dijo Bolton.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: