El gobierno de Alemania impuso el lunes sanciones a 18 supuestos implicados en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Turquía, según informó en Bruselas el ministro de Exteriores germano, Heiko Maas.

Maas dijo que los sancionados no podrán viajar al país europeo y que la medida responde a los resultados alcanzados por la investigación en curso.

«En (caso) Khashoggi todavía tenemos más preguntas que respuestas. Hemos coordinado estrechamente con Francia y el Reino Unido. Alemania ha iniciado un procedimiento para imponer prohibiciones de entrada a 18 ciudadanos saudíes presuntamente vinculados al delito», informó Maas en su cuenta en Twitter.

La decisión de Alemania sigue a una medida similar tomada la pasada semana por el gobierno de Estados Unidos, que sancionó a 17 saudíes por su participación en el asesinato de Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Turquía, en lo que representó la primera respuesta concreta del gobierno de Donald Trump a un crimen que ha indignado al mundo.

Ambos anuncios llegan después de que el Fiscal público de Arabia Saudí pidiera el jueves pasado la pena de muerte para cinco de los 11 sospechosos acusados en el asesinato Khashoggi, crítico de las autoridades del reino y quien fue visto por última vez el pasado 2 de octubre.

La investigación que lidera Turquía ha puesto enorme presión internacional después que entregó a gobiernos grabaciones sobre el asesinato, y también ha obligado a Arabia Saudí a cambiar varias veces su versión de los hechos.

Autoridades saudíes dijeron la pasada semana que el fiscal público del país busca la pena de muerte para cinco de 11 sospechosos acusados en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Por último el gobierno saudí ha dicho que Khashoggi, que era columnista del diario estadounidense Washington Post, fue asesinado después del fracaso de «negociaciones» para su regreso al reino y que la persona que ordenó su muerte era el jefe del equipo negociador que fue enviado para repatriarlo.

La Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) llegó a la conclusión de que el príncipe heredero y hombre fuerte saudí, Mohamed bin Salman, ordenó en persona el asesinato del periodista en Estambul.

Sin embargo, el sábado el Departamento de Estado subrayó en Washington que no se ha tomado una decisión definitiva en el caso Khashoggi. El príncipe heredero saudí no está tampoco en la lista de los 18 sancionados por Alemania.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: