Ya son 15 los sacerdotes que han muerto de COVID-19 en Nicaragua

Ago 31, 2021 | Internacionales, Not Available, Política | 0 Comentarios

La nueva curva de contagios de COVID-19 aumenta en Nicaragua a medida que pasa el tiempo y en medio de alertas de nuevas variantes, como la delta que ya tiene presencia en países vecinos como El Salvador y Costa Rica.

Los sacerdotes que han fallecido por esta causa han ascendido a quince, según dijo una fuente del clero a la Voz de América, pese al negacionismo del gobierno del presidente Daniel Ortega que reporta una muerte por semana relacionada a la pandemia y que no informa si existe la presencia de nuevas cepas del coronavirus, una situación ampliamente denunciada por organismo internacionales.

El caso más reciente fue el fallecimiento del sacerdote Dámaso Suazo, de la Diócesis de Matagalpa, ubicada a unos 130 kilómetros de Managua. Suazo, de 66 años, falleció este lunes tras encontrarse hospitalizado y con respiración asistida.

“Nos preocupa esto. Es triste ver caer compañeros fallecidos, así como nos duele ver las muertes del resto de víctimas de la pandemia. Esto nos hace reflexionar que hay que cuidarnos más”, dijo a la Voz de América Boanerges Carballo, vicario episcopal de pastoral de la Arquidiócesis de Managua.

Semanas atrás, la iglesia emitió un comunicado en donde informó de la adopción de nuevas medidas ante un nuevo rebrote del covid en Nicaragua e indicó que los templos estarían abiertos únicamente en horarios oportunos; así mismo señalaron que limitarían el tiempo de duración de las actividades religiosas.

Mejora el cardenal Leopoldo Brenes

Por otro lado, después de haber sido diagnosticado con COVID-19 e internado en un hospital de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, máximo jerarca de la iglesia en Nicaragua, se encuentra respondiendo “positivamente”, expresó Carballo.

El religioso conversó vía telefónica con Brenes, quien le manifestó que los sacerdotes “debían seguirse cuidando y orando” por las personas que enfrentan el COVID-19.

Durante el último informe de las autoridades sanitarias emitido la semana pasada, se reportaron un total de 495 casos confirmados de COVID-19, el número más alto de casos desde el inicio de la pandemia.

En tanto, el independiente observatorio Ciudadano —compuesto por expertos que bajo el anonimato monitorean los casos de coronavirus— indicó que la cifra de contagios en la misma semana entre el 19 al 25 de agosto fue de 796 y 97 muertos.

Información y fotografía Houston Castillo Vado / Voz de América