¿Una mujer en el Kremlin?

Oct 24, 2017 | Noticias | 0 Comentarios

La estrella de la televisión rusa Ksenia Sobchak anunció su intención de presentarse como candidata para ser la sucesora del presidente Vladimir Putin. Una postulación que según algunos líderes de la oposición habría sido orquestada por el propio Kremlin.

Los medios de su país suelen compararla con Paris Hilton. Una comparación que a Sobchak podía hacerle gracia cuando se desempeñaba como presentadora de un popular programa de telerrealidad, pero que puede servirle poco ahora que decidió poner todas sus cartas en la candidatura presidencial.

Y lo cierto es que, desde el anuncio de su candidatura, esta rusa de 35 años ha centrado sus esfuerzos en su labor periodística, pero también de opositora. Esto aunque los máximos líderes de ese sector político expresaron sus dudas sobre la naturaleza de esta postulación a la que ven como una maquinación del propio Kremlin, para contrarrestar la imagen de corredor solitario del presidente Putin, aunque el presidente hasta ahora no haya dicho que se presentará.

Una candidatura que aún debe ser validada por la Comisión Electoral Central para lo cual debe reunir 100 mil firmas, ya ha logrado convocar a unas 9 mil personas en tan sólo una semana de campaña.

Una postulación autodenominada “contra todos”

Sobchak, quien no representa a ningún partido político, conoce bien los engranajes del poder y al propio presidente ruso. Su padre es el exalcalde de San Petersburgo y antiguo jefe y mentor de Putin. No es raro, entonces, que hasta el 2011 figurara como la niña bonita del poder central. Pero ese año encabezó, con varias de las principales figuras de la oposición, las masivas protestas contra supuesto fraudes electores.

Claro que eso no evitó que fuera la misma Sobchak la que avisara de su candidatura al propio Putin, al que dijo parece no haberle ‘agradado la idea’. El resto del círculo de poder se lo tomó con cautela, tal vez previendo que su figura pop despeine la sacrosanta escena política rusa. Del otro lado del espectro político, también hubo opiniones diversas, desde la maquinación del oficialista, hasta la defensa a su derecho absoluto de presentarse a las presidenciales.

El que fue categórico en sus opiniones fue Alexéi Navalni, principal opositor de Putin, pero que está inhabilitado para presentarse a las elecciones de 2018, quien dijo que “hay que ser conscientes de que ella no es una política y trabaja en el mundo del espectáculo, por eso cualquier resultado que obtenga le servirá para su carrera en el show business”. También la calificó como “caricatura de candidata liberal”.

Por su parte, los analistas creen que la aparición política de Sobchak servirá, sobre todo, para dividir las filas de los adversarios de Putin. Opiniones que la joven candidata niega de plano, incluso llegó a afirmar que si Navalni es autorizado a presentarse a los comicios ella retiraría su candidatura.

Presentada como cercana a la oposición no ha podido evitar que se le insista con la cercanía entre Putin y su padre. Tanto así que en su primera conferencia de prensa como candidata, que tuvo lugar este martes, Sobchak debió aclarar que para ella “Putin es ante todo alguien que ayudó a mi padre cuando se encontraba en una situación difícil, salvándole prácticamente la vida. Yo me acuerdo”.

Para luego agregar que “personalmente no insultaré a Putin. Para algunos, es verdad, Putin es ante todo un tirano y un dictador. Para otros es un dirigente que protege al mundo ruso y que levantó al país cuando este estaba de rodillas”.

¿Pero puede Sobchak llegar hasta el Kremlin? La respuesta es que tiene pocas o nulas posibilidades de vencer a Putin si este decide presentarse a un cuarto mandato.

Con información de Radio Francia Internacional

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *