Por Redacción

Quetzaltenango. La delegada de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en Quetzaltenango, Flor Gómez, reveló que durante la requisa que llevaron a cabo diversas entidades de seguridad del Estado, ocurrieron algunas irregularidades.

De acuerdo con Gómez, el sábado, personal del Sistema Penitenciario (SP), consumieron productos de las tiendas que funcionan dentro de la Granja Penal de Cantel y también sustrajeron objetos que se decomisaron durante la requisa.

«Vamos a darle seguimiento a este caso porque había agentes del Sistema Penitenciario que no llevaban uniformes de la institución y se quedaron con bienes de algunos reclusos», dijo Gómez.

Según la delegada, le darán seguimiento al caso porque consideran que «los elementos del SP incurrieron en ilegalidades que deben ser investigadas».

Esta requisa se llevó a cabo desde hora de la madrugada del sábado anterior y la idea era incautar objetos que ingresaron en el penal de forma ilegal.

Hasta ahora, el conteo de la Policía Nacional Civil (PNC) da cuenta que durante la requisa incautaron 63 celulares, tres módem, una memoria, 137 televisores, cinco lavadoras, 38 radios, 134 reproductores de música, 36 dvd, 322 bocinas, 48 ventiladores y cinco espejos.

Además, 36 cilindros con gas, tres bicicletas, dos refrigeradores, 43 tijeras, 37 cuchillos, un compresor, 67 cuchillos artesanales, 44 estufas, ocho microondas, dos libras de marihuana, una bolsa de semilla de marihuana, 300 piedras de crack, 101 bolsas con marihuana, una bolsa con cocaína y 5 bolsas con 10 cápsulas con cocaína.

Con información de Erick Colop