La policía de Hong Kong disparó el martes gases lacrimógenos y balas de goma a manifestantes prodemocracia que lanzaron cócteles molotov en el centro financiero asiático, en un día en que China celebró el 70 aniversario en el poder de Partido Comunista.

Los enfrentamientos se extendieron desde el exclusivo distrito de Causeway Bay a la zona del Almirantazgo, donde se encuentran las oficinas gubernamentales del territorio semiautónomo chino.

Medios locales indicaron que al menos una persona resultó herida en el pecho por disparos de la policía.

Los miles de manifestantes salieron a las calles vestidos de negro, bajo la máxima de «devolver el poder al pueblo», desatendieron una prohibición policial y marcharon en medio de consignas contra el poder de China.

“Nos están apretando el cuello para que no respiremos el aire de la libertad”, dijo a la agencia AP King Chan, ama de casa de 57 años y que salió a protestar con su esposo.

Muchos asistentes lanzaron al aire fajos de falsos billetes que suelen utilizarse en funerales. “Esto es para los líderes que no escuchan nuestra voz”, dijo uno de los activistas, Ray Luk.

La agencia Reuters informó que la policía de Hong Kong disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes prodemocráticos que arrojaron bombas de gasolina en el centro financiero asiático el martes. La violencia se extendió por varios sitios de la ciudad.

Además medios chinos reportaron que al menos 15 personas resultaron heridas en el enfrentamiento con la policía.

Las protestas comenzaron a principios de junio por una reforma de la ley de extradiciones ya abandonada. Muchos protestan por lo que catalogan como una erosión de los derechos y libertades en el territorio semiautónomo chino. El movimiento ha crecido hasta convertirse en una campaña contra el gobierno chino.

“Hoy hemos salido para decir al Partido Comunista que Hong Kong no tiene nada que celebrar”, dijo el activista Lee Cheuk-yan, que lideraba la marcha. “Estamos llorando porque en 70 años de gobierno del Partido Comunista, se han negado los derechos democráticos de la gente en Hong Kong y en China. Seguiremos luchando”.

Mientras el gobierno de la ciudad conmemoraba el aniversario en una ceremonia matutina, la policía utilizó gas pimienta para dispersar un enfrentamiento el martes entre simpatizantes de Beijing y un pequeño grupo de manifestantes prodemocráticos. La policía separó a los grupos, pero se produjeron algunas escaramuzas. Dos manifestantes proBeijing fueron detenidos.

El Secretario Jefe de la Administración de Hong Kong Matthew Cheung dijo a cientos de invitados a una recepción que la ciudad ha quedado “irreconocible” debido a las acciones radicales de los manifestantes. Cheung acudió en representación de la líder Carrie Lam, quien encabezó una delegación que viajó a Beijing para las festividades.

Cheung dijo que Beijing apoya por completo el plan “un país, dos sistemas” que le otorga a Hong Kong libertades y derechos que no se tienen en China continental. Las protestas comenzaron a principios de junio debido a una propuesta -que ya fue archivada- de extradición que los activistas decían era un ejemplo de cómo se iban socavando las promesas de China.

Con información de La Voz de América