El diálogo a instancias de Noruega que tiene lugar en la isla de Barbados entre el gobierno en disputa de Nicolás Maduro y representantes del gobierno encargado que lidera Juan Guaidó, cobró impulso el jueves con la la reafirmación de las partes de avanzar hasta encontrar una salida a la crisis.

Las delegaciones apoyaron un comunicado emitido por Noruega, -cuyo gobierno ha sido clave en la negociación-, en la que se insta a continuar la iniciativa diplomática.

El diálogo se ha desarrollado en estricto hermetismo, algo que Noruega ha vuelto a sugerir, diciendo que «las partes tomen la máxima precaución en sus comentarios y declaraciones respecto al proceso, en cumplimiento de las pautas establecidas».

A su vez, Noruega mostró «la esperanza de que las partes progresen en la búsqueda de soluciones sostenibles para todos los venezolanos y las venezolanas».

Poco se sabe hasta ahora del contenido y los resultados de la negociación en curso. Una agenda de seis puntos sería la hoja de ruta, con temas que incluyen la eventual celebración de elecciones libres en la nación sudamericana.

En su cuenta en Twitter, el delegado de Guaidó, Stalin González escribió: «Ratificamos el mensaje del reino de Noruega. Junto a la comunidad internacional y gracias a la movilización de todos los venezolanos, avanzamos para buscar el fin al sufrimiento de nuestro pueblo y elegir nuestro futuro en libertad».

El jefe negociador por el lado de Maduro y ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, con la etiqueta #DialogoAvanza, también ratificó su presencia en la mesa: «Seguimos en los diálogos y ratificamos el pleno respeto a las pautas establecidas. Exhortamos a todas y todos para que se cuide este esfuerzo de negociación entre venezolanos».

El canciller del gobierno en disputa, Jorge Arreaza, y otros funcionarios incluyendo a Maduro, han reiterado el apoyo al diálogotambién respaldó el diálogo. Pero parte de la oposición venezolana se opone, alegando que no es más que la oportunidad para Maduro ganar tiempo y mantenerse en el poder.

El Parlamento Europeo expresó el jueves profunda inquietud ante la «grave situación de emergencia» en Venezuela y culpó al presidente en disputa Nicolás Maduro de la feroz represión y la violencia indiscriminada.

En su primera resolución tras ser elegidos en mayo pasado, los nuevos eurodiputados votaron 455 a 85, con 105 abstenciones para aprobar el texto que destaca la «responsabilidad directa de Nicolás Maduro y de las fuerzas armadas y de inteligencia en el uso indiscriminado de la violencia para reprimir el proceso de transición democrática y la reinstauración del Estado de derecho en el país».

Con información de La Voz de América