Por Fredy de León

Una bandada de pelícanos buscó refugio en la cuenca del lago Atitlán, Sololá, específicamente, en Santa Clara La Laguna y Santa María Visitación, situación que causó asombro en los vecinos.

Guardarecursos del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) acudieron a los municipios para resguardar a las aves y trasladarlas a la costa sur para que personal de la institución se encargue de su cuidado.

Se desconoce por qué se ubicaron en el lugar y algunas de las hipótesis es la falta de alimento, el cansancio por el vuelo o la búsqueda de un refugio para reproducirse.

Los pelícanos son parte de las aves más grandes de América del Norte y miden alrededor de un metro y pesan entre 35 a 40 libras.

Se sabe que estas aves frecuentan las aguas interiores y costeras donde se alimentan, principalmente, de peces.

A %d blogueros les gusta esto: