Por Oswaldo Cop |

El lunes reciente, dos hombres armados asaltaron un bus de la Ruta 11, en la Cuesta Blanca, zona 2 de Quetzaltenango. Los maleantes se llevaron pertenencias y el dinero de la ganancia del día.

«Los delincuentes amenazaron al piloto y le dijeron que si no pagaban los iban a matar. Todos nos asustamos, luego se bajaron y cruzaron la calle tranquilamente», mencionó una testigo, quien por seguridad omitió su identidad.

La mujer comentó que el ataque mortal del martes pudo prevenirse, pero la Policía Nacional Civil (PNC) no accionó.

«Llamamos varios veces, pero nos dijeron en la subestación de la zona 2 que esto era normal en la época y que no tenían personal. Pienso que ellos podían haber evitado está tragedia», dijo la testigo.

«Desgraciadamente la Policía no hace su trabajo, ahora de qué sirve que realicen operativos si ya mataron al joven», finaliza la denunciante.

Wilmar Mauricio Bámaca Vásquez, de 18 años, originario de Colomba Costa Cuca, Quetzaltenango, cubría las vacaciones de uno de los pilotos de la Ruta 11 y nunca imaginó que sería víctima de la delincuencia.

Bámaca Vásquez conducía el martes reciente el bus C-176BLW, en la 4a calle y avenida Jesús Castillo, zona 3 de Xela, sector Cuesta Blanca, cuando un sicario, quien iba como pasajero, le disparó en tres ocasiones.

A %d blogueros les gusta esto: