Por.  Oswaldo Cop |

Han pasado 365 días de la tragedia, que cobró la vida del caballero Bombero Voluntario, oficial II Ciro Edgardo Camey Ovalle.

Quetzaltenango aún llora la pérdida del bombero apasionado, que murió en la línea del deber, su amor por servir al prójimo lo destacó, sin dejar de lado su faceta de padre e hijo amoroso, sus amigos los recuerdan como una persona siempre sonriente.

A las 18:00 horas, del 23 de noviembre del 2017, una unidad de la estación de apoyo Campo Escuela, fue destacados al interior de un local en el mercado Minerva en la zona 3 de la ciudad altense, en ella estaban Ciro Camey, Eduardo Cutzal y Sergio Díaz.

Se debía controlar un siniestro, el equipo contra incendios desconocía que dentro del lugar se almacenaba una gran cantidad de juegos pirotécnicos, esto no fue informado por los propietarios, minutos después de la llegada de bomberos, una fuerte explosión dio inicio a la tragedia, dejando atrapado dentro del lugar a Ciro Camey y Eduardo Cutzal, este último permaneció varios minutos dentro del humo que le impedía escapar,  rápidamente fueron destacadas más unidades.

Cutzal salió con ayuda de vecinos, sus primeras palabras fueron, «donde está el oficial».

Los minutos se convirtieron en horas, el fuego era incontrolable, unidades de la región trabajaban en el lugar, la solidaridad delos quetzaltecos se hizo presente, varias pipas conteniendo agua fueron donadas para apoyar a los socorristas, a los que se les agotaba el suministro de agua y oxígeno.

Minutos después de las 20: horas  fue hallado Ciro Camey, de inmediato fue trasladado a la Emergencia del Hospital Regional de Occidente, un escalofrío recorrió a los presentes, cuando la noticia se hizo oficial, después de su ingreso perdió la vida, el dolor embargó a todo un pueblo que solidarizo  con la familia del Oficial II Ciro Camey.

A %d blogueros les gusta esto: