El presidente Donald Trump y los líderes demócratas del Congreso están tratando de evitar un cierre parcial del gobierno en medio de una fuerte disputa sobre el muro fronterizo de Trump y una larga lista de tareas que incluye una importante ley agrícola y una reprimenda formal a Arabia Saudí por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Se espera que Trump se reúna el martes en la Casa Blanca con la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, antes de la fecha límite del 21 de diciembre en que de no llegar a un acuerdo sobre el presupuesto en el Congreso se cerrarían una serie de agencias del gobierno.

El presidente Trump elogió el martes nuevamente a través de su cuenta de Twitter, las partes del muro recientemente construidos, las cercas improvisadas y la labor de la patrulla fronteriza que han impedido el ingreso de miles de migrantes que forman parte de la caravana.

«Los republicanos aún controlan la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca, y tienen el poder de mantener el gobierno abierto», dijeron Pelosi y Schumer en una declaración conjunta el lunes.

«Nuestro país no puede permitirse un cierre de gobierno», dijeron los demócratas, y agregó que Trump «sabe muy bien que su propuesta del muro no tiene los votos para ser aprobado en la Cámara de Representantes y el Senado y no debería ser un obstáculo para un acuerdo bipartidista».

Los líderes republicanos en el Congreso han dicho repetidamente que depende de Trump hacer un trato con los demócratas, un reconocimiento de su propia incapacidad para producir proyectos de ley sobre el gasto público sólo con los votos republicanos.

Eso le da a los demócratas un impulso en las conversaciones a puerta cerrada, que también podrían desviarse de la solicitud de Trump de fondos de emergencia para los mortales incendios forestales en California y un proyecto de ley patrocinado por los republicanos para extender las exenciones de impuestos y retrasar algunos impuestos de salud.

Antes de que los legisladores se retiren, también pueden considerar un proyecto de ley de reforma de la justicia penal bipartidista, un proyecto de ley para proteger al abogado especial Robert Mueller y un plan para revisar el sistema para manejar las quejas de acoso sexual en el Capitolio.

Pero, el mayor problema sin resolver es la construcción del muro fronterizo. Trump quiere que el próximo paquete de financiamiento incluya al menos $ 5 mil millones, una idea que los demócratas han rechazado de plano.

Pelosi y Schumer han instado a Trump a respaldar un proyecto de ley que incluye media docena de proyectos de ley de financiamiento del gobierno acordados en gran medida por los legisladores, junto con una medida separada que financia al Departamento de Seguridad Nacional en los niveles actuales hasta el 30 de septiembre. $ 1.3 mil millones para cercas y otras medidas de seguridad en la frontera.

Si Trump no está de acuerdo con eso, es probable que los demócratas insten a una resolución continua que financie todos los proyectos de ley de asignaciones restantes en los niveles actuales hasta el 30 de septiembre, dijo un asesor, quien solicitó el anonimato.

Trump dijo el viernes que el Congreso debería proporcionar todo el dinero que quiere para el muro y llamó a la inmigración ilegal «una amenaza para el bienestar de todas las comunidades estadounidenses».

En una aparición en Kansas City, Missouri, Trump acusó a los demócratas de jugar un juego político y señaló que era uno de los que finalmente ganaría.

“Realmente creo que la política de lo que están haciendo es muy mala para ellos », dijo Trump sobre los demócratas. “ Muy pronto lo descubriremos. Tal vez no tengo razón. Pero por lo general tengo razón ».

Pelosi, que busca convertirse en presidente de la Cámara en enero, dijo que ella y muchos otros demócratas consideran que el muro es «inmoral, ineficaz y costoso», y señaló que Trump prometió durante la campaña de 2016 que México pagaría por el muro, una idea que México ha rechazado en repetidas ocasiones.

Proteger fronteras «es una responsabilidad que honramos, pero también lo hacemos honrando nuestros valores», dijo Pelosi la semana pasada.

Schumer expresó que los demócratas quieren trabajar con Trump para evitar un cierre, pero que el dinero para la seguridad de la frontera no debe incluir el muro de hormigón que Trump ha previsto. En su lugar, el dinero debe usarse para cercas y tecnología que los expertos dicen que es más apropiado, dijo Schumer.

“No queremos que un berrinche de Trump gobierne nuestras políticas o provoque el cierre de un gobierno, que todos en ambos lados del pasillo saben que es una idea equivocada», declare Schumer. Si Trump “quiere cerrar el gobierno durante las Navidades por el muro, esa es su decisión», añadió.

El senador por Vermont Patrick Leahy, el principal demócrata en el Comité de Apropiaciones del Senado, dijo que Trump era todo lo que se interponía entre financiar completamente al gobierno y un cierre.

“Una y otra vez, el presidente Trump ha usado al gobierno del pueblo estadounidense como moneda de cambio para su solución fabricada para su crisis fabricada », dijo Leahy el lunes en un discurso en el Senado.

«Trump quiere ganar un momento de popularidad televisiva y no le importa la cantidad de estadounidenses que trabajen duro por eso», dijo Leahy.“No se trata de seguridad fronteriza. Esto es sobre política, pura y simple».

Pero el líder de la Cámara de Representantes, Steve Scalise, R-La., expresó que los demócratas eran los que jugaban a la política.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: