La Cumbre del G20, que reúne en Japón a las principales economías del mundo, fue escenario el viernes de dos encuentros bilaterales del presidente Donald Trump, uno con el líder ruso, Vladimir Putin, y otro con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

En declaraciones a la prensa que cubre el evento en la ciudad japonesa de Osaka, Trump presumió de las «buenas relaciones» con ambos líderes.

Un comunicado de la Casa Blanca indicó que Trump conversó con Putin sobre la crisis en Venezuela, un tema en el que los dos gobiernos tienen posiciones diametralmente opuestas.

Washington apoya al presidente encargado Juan Guaidó y su agenda que incluye la salida de Nicolás Maduro, mientras que el Kremlin reconoce a Maduro como presidente legítimo de la nación sumida en una severa crisis.

«Es un gran honor estar con el presidente Putin», dijo Trump. «Tenemos muchas cosas que discutir, incluido el comercio y el desarme», agregó ante la prensa junto a Putin previo a la reunión.

El controvertido asunto de la interferencia rusa en las elecciones de Estados Unidos en 2016, que quedó probado en la investigación del fiscal especial Robert Mueller, saltó previo al encuentro de ambos mandatarios.

Consultado por periodistas acerca de si hablaría de esto con Putin, Trump respondió: «Sí, por supuesto que lo haré», dijo haciendo reír a Putin.

Luego, señalando con el dedo a Putin expresó: «No se inmiscuya en la elección, por favor».

La relación entre Putin y Trump ha generado de qué hablar a sus críticos. Pero la investigación de Mueller no probó que la campaña de Trump se hubiera vinculado ilegalmente con Moscú.

«Hemos tenido excelentes reuniones. Hemos tenido una muy, muy buena relación», dijo Trump el viernes. «Y esperamos pasar un buen rato juntos. Muchas cosas muy positivas van a salir de la relación».

Trump se reúne en Japón con líderes del mundo en el marco de la cumbre del G20
Para la sesión de fotos de la Cumbre, Trump llegó conversando con Putin, según constató el equipo de la Voz de América que cubre la reunión.

Trump y Bolsonaro ratifican alianza

El presidente brasileño colgó temprano el viernes una foto en la que tanto él como Trump aparecen sonrientes.

«Así que solo quiero darte la bienvenida y decirte muchas gracias mi amigo», dijo Trump a Bolsonaro durante la reunión.

A lo que Bolsonaro respondió: «Muchas gracias. Me da mucho gusto estar junto a usted, señor presidente. He sido un gran admirador de usted durante bastante tiempo, incluso antes de su elección».

Bolsonaro dijo además que ambos países tienen «mucho en común». A su vez ofreció su respaldo a Trump de cara a las elecciones de 2020.

«Apoyo a Trump. Apoyo a Estados Unidos. Apoyo su próxima reelección y espero que venga a Brasil (…) Estamos juntos y listos para trabajar más cerca de usted «, expresó Bolsonaro.

Trump agradeció a Bolsonaro y dijo: «Iremos a Brasil (…) ahora estamos hablando de mucho comercio. Estamos haciendo mucho comercio pero estamos haciendo ahora más que antes y tenemos muchas cosas que discutir».

Estados Unidos y Brasil comparten también sus puntos de vista respecto a Venezuela, cuya crisis es clave para el gobierno de Bolsonaro, por compartir fronteras y ser receptor de parte de los migrantes que salen a diario de la nación para escapar del hambre y otros males que enfrenta el país.

Los desafíos del G20

La Cumbre del G20 sigue adelante el viernes, en medio de grandes desafíos entre las potencias mundiales, por temas como el comercio, el desarme y crisis regionales como la que atraviesa Venezuela.

El cumplimiento de la agenda de Desarrollo sostenible de 2030, está entre los propósitos del Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

La tensa relación entre Irán y EE.UU. flota también en la atmósfera de la Cumbre de Osaka.

«Es esencial reducir la situación en el Golfo, es crucial evitar que se lleve acabo una confrontación en el Golfo. Creo que el mundo no podría resistirlo», dijo Guterres.

Consultado por la Voz de América sobre la posible inclusión del tema de las migraciones y los refugiados, Guterres respondió: «No estoy seguro si serán incluidos o no en el G20, pero sí sé cuál es la respuesta para esta situación. La respuesta es aprovechar al máximo el pacto mundial para las migraciones y restaurar la integridad del régimen de protección de los refugiados».

Las posiciones sobre el tema de las relaciones económica entre los países es un punto que enfrenta a los líderes del planeta.

«Una economía libre y abierta es la base para la paz y la prosperidad”, señaló el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en medio de fuertes tensiones por el comercio, la globalización y el colapso del acuerdo nuclear con Irán.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, criticó a Putin, por insinuar en una entrevista con el periódico Financial Times que el liberalismo estaba «obsoleto» y en conflicto con la «abrumadora mayoría» en muchos países.

«Estamos aquí como europeos también para defender y promover en forma firme e inequívoca la democracia liberal”, dijo Tusk a reporteros. “Lo que a mí me parece realmente obsoleto son: el autoritarismo, los cultos a la personalidad, el gobierno de los oligarcas. Incluso aunque en ocasiones pudieran parecer eficaces».

El sábado está previsto un encuentro entre Trump y el presidente chino Xi Jinping, cuando ambos países continúan enfrentados por la disputa comercial que ha puesto en vilo a los mercados financieros del planeta.

Trump pareció optimista respecto a la reunión que sostendrá el sábado con su homólogo chino.

«Creo que será productivo (…) Quién sabe, pero creo que será productivo. Como mínimo, será productivo. Veremos qué pasa y qué sale de eso», comentó Trump a reporteros en Osaka.

Hasta ahora no es claro si esta Cumbre logrará o no alcanzar una declaración conjunta debido a las diferencias que han expresado los participantes en la crucial reunión de Osaka.

Con información de La Voz de América