El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió el lunes con la reina Isabel II, al inicio de una visita de dos días a Gran Bretaña que tiene como objetivo fortalecer los lazos entre las dos naciones.

Trump y su esposa Melania fueron recibidos en el gran jardín del Palacio de Buckingham por la reina Isabel II e inspeccionaron la Guardia de Honor formada por los guardias granaderos con los sombreros tradicionales de piel de oso.

Los saludos a las armas reales tuvieron lugar en el cercano Green Park y desde la Torre de Londres como parte de la ceremonia que acompaña a una visita oficial al estado, uno de los más altos honores que Gran Bretaña puede otorgar a los líderes extranjeros.

El príncipe Carlos, el heredero al trono, y su esposa Camila dieron la bienvenida a los Trump mientras bajaban los escalones de su helicóptero.

Críticas al alcalde de Londres

Poco antes de llegar a Londres, Trump criticó al alcalde de esa ciudad, Sadiq Khan, quien dijo en una columna publicada en la prensa que el presidente estadounidense no debería recibir los honores de una visita de estado, alegando que era «uno de los ejemplos más escandalosos de una creciente amenaza global» de la ultraderecha hacia la democracia progresista.

Así que antes de que el Air Force One aterrizara en el aeropuerto de Stansted, cerca de Londres, Trump tuiteó que Khan era un «perdedor» que «se mire como se mire, ha hecho un trabajo terrible como alcalde de Londres». Trump añadió que Khan «debería centrarse en la delincuencia en Londres, no en mí».

La visita de Estado de dos días del presidente Trump a Gran Bretaña incluye una reunión con la familia real, una cena de Estado y conversaciones con la primera ministra saliente, Theresa May.

Cuando partió de la Casa Blanca, Trump dijo que su viaje sería «muy interesante» y que cree que Estados Unidos y Gran Bretaña tienen la oportunidad de elaborar un «acuerdo comercial muy importante» en un futuro cercano.

«Están pasando muchas cosas en el Reino Unido y estoy seguro de que les va a funcionar muy bien. Como saben, quieren hacer negocios con Estados Unidos y creo que hay una oportunidad para un gran acuerdo comercial en algún momento en el futuro cercano, y veremos cómo funciona», dijo.

La visita de Trump se produce cuando Gran Bretaña se encuentra en medio de la agitación política. May anunció el mes pasado que renunciaría después de no completar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Trump ha respaldado públicamente al exministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, y dijo a los periodistas el domingo que podría reunirse con Johnson y el político pro-Brexit Nigel Farage mientras se encuentra en Londres.

La policía británica informó que la protesta «Together Against Trump», tendrá lugar en Londres el martes 4 de junio. Se planean además protestas más pequeñas en otros lugares de Gran Bretaña.

Los manifestantes se opondrán a los puntos de vista y políticas de Trump sobre temas como la inmigración y el cambio climático. El grupo de campaña Stop Trump dijo: «Le dejaremos claro al gobierno británico que no está bien normalizar la agenda de Trump y tememos que haya desencadenado algo».

Con información de La Voz de América