Por Oswaldo Cop |

Familiares de un bebé, quien murió en el Hospital Regional de Occidente (HRO) la semana pasada, denuncian falta de información y control en el centro asistencial.

Francisco Hernández, indica que el lunes 2 de abril ingresó al HRO su hermana, María Florinda Hernández, por trabajo de parto. Al día siguiente dio a luz y no hubo información del estado de salud del bebé.

Hernández menciona que luego de insistir sobre información del bebé, por parte del hospital les indicaron el sábado que había fallecido.

Los familiares indican que en ningún momento el personal del centro asistencial les dijo en qué área se encontraba el recién nacido. El lunes reciente, en San Cristóbal, Totonicapán, fue inhumado el bebé.

Se defienden 

Las autoridades del HRO indicaron que trataron de comunicarse con la familia de María Hernández, pero no fue posible ubicarlos.

«Era un trabajo de parto prematuro», explica Giovanni Ortega, director del HRO. Añade que la causa del deceso fue por una sepsis neonatal e infección intrautero, además el recien nacido pesó poco más de dos libras.

«En el expediente está escrito que se intentó notificar a los familiares en varias ocasiones, pero no contestaron los números de teléfono”, indica Ortega.

El director mencionó que los familiares deben acudir a la Oficina de Atención al Público para información sobre pacientes.