El coordinador de la Organzación de Estados Americanos (OEA) para los refugiados venezolanos, David Smolansky, dijo en una entrevista con la Voz de América que a la crisis regional generada por el éxodo masivo en Venezuela «no se le ha dado una interpretación global».

Smolansky respondió así a una pregunta acerca de por qué considera que ha sido difícil obtener los fondos necesarios para la ayuda y asistencia a los millones de migrantes venezolanos que han dejado el país para escapar de la crisis política, económica y social que encara la nación.

«Para muchos esto sigue teniendo una dimensión regional y hasta subregional», expresó, en referencia al tema que según su opinión es en ocasiones visto como un problema solo de Sudamérica.

Recordó que se trata de la segunda mayor crisis de este tipo en el mundo, solo superada por Siria, un país que lleva más de ocho años en guerra. En cambio, -dijo-, a un refugiado sirio se le ha otorgado unos 5.000 dólares per cápita, mientras que un venezolano solo ha recibido unos 100 dólares.

Smolansky valoró que los montos entregados por la comunidad internacional son «insuficientes» no solo para los migrantes, sino para países como Colombia, donde hay más de un millón de venezolanos.

También, -explicó-, resulta insuficiente para naciones receptoras como Perú, Chile, obligados a invertir en educación, en salud, en infraestructura, en capacitación.

«Tiene que haber un mayor compromiso por parte de la comunidad internacional para aportar económicamente», enfatizó.

Se refirió a la «tarjeta de movilidad regional», una propuesta presentada a la OEA para que los venezolanos que no cuentan con documentos puedan contar con una identificación. Valoró las razones por las cuales los venezolanos deberían recibir la condición de refugiados, entre ellas la crisis humanitaria por falta de alimentos y medicinas, la violencia, el colapso económico, la falta de agua, luz y las violaciones a los derechos humanos.

Smolansky indicó que la mayor solución para la crisis de refugiados venezolanos es la recuperación de la democracia en Venezuela.

«Solo con democracia y libertad en Venezuela va a disminuir significativamente la migración forzosa y habrá más incentivos para que los venezolanos vuelvan al país», agregó.

Según los cálculos, de no cambiar la situación, en el próximo trimestre unos 500.000 venezolanos estarían saliendo del país, mientras que en un semestre la cifra podría escalar a un millón de venezolanos dejando sus casas en busca de una vida mejor en el extranjero.

Para el 2020 podrían llegar a seis millones los venezolanos en la lista de migrantes y refugiados por el mundo: «Esto no ha sido generado por una catástrofe natural ni por una guerra, sino que ha sido generado por una dictadura perversa y cruel que ha afectado a millones».

Dijo además que los países receptores ya están teniendo un impacto positivo de millones que quieren llegar a trabajar, que quieren llegar a estudiar.

Además explicó que para la reconstrucción de Venezuela será necesario que los vezolanos se capaciten: «Para levantar a Venezuela de como la ha dejado hoy la dictadura pues evidentemente vamos a necesitar a esos más de 4 millones de migrantes y refugiados».

La respuesta de ACNUR

El representante regional de la Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR) para EE.UU. y el Caribe, Matthew Reynolds, dijo a la VOA que han recibido solo el 23 por ciento de las donaciones solicitadas para atender la crisis de inmigrantes venezolanos en la región.

Explicó que los venezolanos se están moviendo a varios países por razones como la seguridad o la reunificación familiar, y afirmó que el organismo está trabajando para que reciban la protección internacional que sea necesaria.

El estatus de refugiados es uno de los que sería recomendado que se les otorgue, dijo Reynolds.

Consultado acerca de cuándo será implementada la llamada tarjeta de movilidad regional, Reynolds no pudo responder inmediatamente: «Eso no lo sé», dijo.

Admitió que las múltiples crisis en el mundo están dificultando cada vez más la obtención de fondos.

Reynolds dijo que los venezolanos están también llegando a Estados Unidos por las fronteras y por cruces irregulares para solicitar asilo.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: