Por Carlos González |

Norman Alberto Juárez Pineda, de 40 años, principal sospechoso de la muerte de su padre, el Mayor de Bomberos Voluntarios, Carlos Alberto Juárez Izquierdo, de 79 años, y de Denisse Fonseca Herrera, de 33 años, fue sepultado por familiares en La Loma, del Cementerio General de Quetzaltenango.

Un ramo de rosas rojas, amarradas con una moña negra, flores y una corona adornan la sepultura de Norman Juárez, quien fue acompañado al camposanto por algunos familiares.

El administrador del Cementerio General de Quetzaltenango, Obdulio Morales, explicó que el cuerpo fue recibido con la inscripción de defunción con el número de acta 5588 del Registro Nacional de las Personas (Renap) de Sololá.

Norman Alberto fue localizado sin vida (colgado del cuello con un lazo), en el interior de un hotel, en el cantón Chuacante, San Pedro La Laguna, Sololá.

Los datos oficiales del Instituto Nacional de Ciencias Forences (Inacif) detallan que murió a causa de asfixia por ahorcamiento.