Por Shirlie Rodríguez |

Esta semana se graduaron 36 voluntarios, quienes iniciaron un proceso de apoyo a personas con discapacidad, el cual fue con ayuda y acompañamiento del Consejo Nacional para la Atención de Personas con Discapacidad (Conadi) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

Cenia Rojas, de Unicef, explica que después de más de ocho meses de capacitación, las personas son acreedoras del diplomado como promotor voluntario en atención a la discapacidad y participaron líderes comunitarios de Coatepeque, El Palmar y Colomba Costa Cuca.

Según Rojas, se tuvo la iniciativa de atender a personas con discapacidad por las secuelas que ha dejado el Zika y que no llega la atención hospitalaria o de centros de salud a las comunidades, por eso, se hizo el llamado a los interesados para apoyar a las personas que requieren de terapias por discapacidad física, intelectual o visual.

A través de la página de Facebook de Unicef se pueden conocer los proyectos que continúan trabajando y seguir con este diplomado que lleva dos años de desarrollarse. Se espera realizar una tercera fase el próximo año.

A %d blogueros les gusta esto: